14 abril, 2024

Por Francois Villanueva Paravicino

Pedro Olortegui, escritor ayacuchano, me invitó a conocer al docente de literatura y pintor autodidacto César Chambergo Rojas, con quien, al encontrarnos en persona, conversamos de libros, de la vida de escritores, de pintores y de sus cuadros artísticos, y, al final, como debía de ser, intercambiamos nuestros libros con las firmas y las dedicatorias correspondientes. Ambos ya teníamos referencias del uno y del otro por otros colegas de las letras, y por eso afianzar una pequeña amistad no fue cuestión de tiempo.

¿Quién no ha disfrutado leyendo “El vuelo de los cóndores” de Abraham Valdelomar? ¿Acaso alguien no se ha emocionado con las aventuras de Platero y yo (1914) de Juan Ramón Jiménez? ¿Hay alguno que no se ha deleitado con las aventuras de “Al pie del acantilado” del grandioso Julio Ramón Ribeyro? ¿O existe alguien que no conoce de las aventuras de Sandokán, el protagonista de las novelas de aventuras del grandioso italiano Emilio Salgari?

Aquellas lecturas se recuerdan en El nacimiento de las sombras (Nictálope Ediciones, 2019), del visitante radicado en Cerro Azul (Cañete), natural de Junín, amigo de Huamanga. Él ha escrito un libro que evoca las sentidas escenas de la infancia y los inicios de la pubertad de su protagonista central: Eliseo. Desde que aprendiera a leer hasta ser testigo de un acto de amor en el campo entre un campesino y una campesina, las aventuras que el narrador omnisciente o el narrador en primera persona hila con destreza y simplicidad hace que el lector se sumerja en sus páginas de principio a fin.

La estructura de esta publicación es una micronovela, escrita con pequeños fragmentos (de un párrafo con cierta cantidad de líneas prosísticas, de dos a, por ejemplo, más de veinte), que constituyen una pequeña nouvelle que impresionará al lector por las anécdotas o peripecias que se cuenta de Eliseo, ya desde un foco de narración exterior y, también, personal e íntimo, que se intercalan en las páginas de esta obra.

Como todas las pequeñas narraciones casi en forma de minirelatos, que se suceden una tras otra con la misma línea existencial en esta presentación de César Chambergo Rojas, existe una mezcla de poesía y de misterio, de enigma y de belleza. Estas hacen referencias al tiempo, al paso de los años, al descubrimiento de la vida, al placer de la lectura y de la literatura, escritas como manifiestos de un hombre que ha amado su niñez y el descubrimiento de su pubertad, que ya en su adultez él decide convertirse en docente de literatura.

Por ello, este libro tiene una perspectiva infantil, es decir, una exploración a través de la mirada de un niño. También ahonda en la inocencia y, además, su ruptura. Además, con los ojos inocentes se plantea cuestiones universales, como el amor, la muerte, la vida, las rivalidades, entre otros. Hasta cierto punto reflexiona en lo lúdico y en lo aventurero de la existencia humana. Todo ello desarrollado con una simplicidad que, a través de la pluma de César Chambergo Rojas, se vuelve poética y ágil, estética y placentera.

Leí ese libro al día siguiente que me los firmó y me gustó mucho más que el otro del que también me sumergí en sus páginas. El siguiente libro, y el más antiguo es comprensible, fue El joven de huesos fidedignos (Nictálope Ediciones, 2016), también es una micronovela con fragmentos escritos, en la primera parte del libro, a través de diálogos que suceden uno tras otro como si fuera un guion de una obra de teatro o un guion cinematográfico. También existen fragmentos con poemas sueltos en cursivas, como si fueran manuscritos que el protagonista (un personaje ficticio) poetizara con cierta inspiración. Además, existen partes de diarios inconclusos, como si fueran las de un escritor que ha fracasado ante la literatura y que, por eso, ha abandonado la empresa de continuarlos hasta el final.

Este libro tiene a uno de sus protagonistas conocido como Amadito del Valle Papelero, quien, al ser interrogado o al interrogar a su interlocutor, reflexiona sobre cuestiones literarias, existenciales, lúdicas, mundanas, naturales, entre otras, que hacen de esta micronovela una propuesta posmoderna, autorreferencial, a veces metaliteraria. Este libro, como todos los que siguen esa dirección, se convierte un testimonio de parte de un hombre sensible como lo es un joven escritor, un poeta novato, un artista en sus inicios.

Un día antes que partiera César Chambergo Rojas celebramos con unas copas y unas jarras de pisco con el editor y docente de literatura Luis Eduardo Ayala Pérez. El visitante se comprometió a visitar de nuevo nuestra ciudad de Huamanga, con la finalidad de asistir al Encuentro Internacional de Escritores de Ayacucho y del Vraem que se celebra en setiembre de cada año. ¡Desde ya lo esperamos!

No podría finalizar esta columna de opinión sin lamentar el fallecimiento del novelista (La insoportable levedad del ser, 1984, es magnífica), ensayista (El arte de la novela, 1986, es aleccionadora), cuentista (“El falso autostop” es una genialidad), Milan Kundera, quien lamentablemente, como Cormac McCarthy o Philip Roth, no llegó a ganar el Nobel de literatura. Por otro lado, el réquiem estaría incompleto sin mencionar a Oscar Colchado Lucio, un escritor que escribió Rosa Cuchillo (1997), novela interesante, o “Cordillera negra”, relato poderoso, que falleció en enero de este trágico año.

================

Francois Villanueva Paravicino

Escritor. Cursó la Maestría en Escritura Creativa de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos (UNMSM). Estudió Literatura en la UNMSM. Autor de Cuentos del Vraem (2017), El cautivo de blanco (2018), Los bajos mundos (2018), Cementerio prohibido (2019), Sacrificios bajo la luna (2022), Los placeres del silencio (2023). Textos suyos aparecen en páginas virtuales, antologías, revistas, diarios y/o. Mención especial del Primer Concurso de Poesía (2022) y de Relatos (2021) “Las cenizas de Welles” de España. Semifinalista del Premio Copé de Poesía (2021). Ganador del Concurso de Relato y Poesía Para Autopublicar (2020) de Colombia. Ganador del I Concurso de Cuento del Grupo Editorial Caja Negra (2019). Finalista del I Concurso Iberoamericano de Relatos BBVA-Casa de América “Los jóvenes cuentan” (2007) de España.

¿Qué opinas?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *