Se recomendó incrementar camas UCI y camas hospitalarias, así como garantizar el personal necesario

La oficina de la Defensoría del Pueblo en Apurímac requirió al Gobierno Regional adoptar medidas urgentes frente al aumento acelerado de contagios de COVID-19 en la jurisdicción, pues advirtió que la situación puede llevar al colapso del sistema de salud en la región.

Según información de la Sala Situacional COVID-19 de la Dirección Regional de Salud (Diresa) de Apurímac, hasta el 27 de abril se han registrado en este departamento 30 192 casos confirmados y 709 personas fallecidas a causa del coronavirus. En tanto, se tienen registradas 32 personas internadas en la unidad de cuidados intensivos (UCI) y 199 en el servicio de hospitalización.

En ese contexto, la sede defensorial dio a conocer las observaciones detectadas en el sistema de salud regional, como la problemática para la referencia de los pacientes diagnosticados con COVID-19 hacia hospitales especializados, la necesidad de ampliar los servicios de camas UCI y camas de hospitalización en los diferentes establecimientos de salud de la región y la falta de disponibilidad de personal médico y asistencial especializado.

Asimismo, se advirtió la ausencia de un sistema de información a los familiares de los pacientes internados, la falta de información sobre el número de pacientes en espera de una cama UCI y cuáles son los criterios de priorización para que una persona ingrese a UCI.

Ante esta situación, se recomendó al Gobierno Regional de Apurímac que, a través de sus autoridades de salud, garantice el cumplimiento de los protocolos y directivas relacionas al sistema de referencias y contra referencias de pacientes, incrementen las camas hospitalarias y camas UCI, estas últimas con el oxígeno medicinal necesario para su implementación, así como garantice el personal necesario para la óptima atención de pacientes con COVID 19.

Del mismo modo, y según la Directiva Sanitaria n.° 101-MINSA/2020/DGIESP, se recomendó garantizar el acompañamiento psicosocial a las familias afectadas, así como mejorar el sistema de información sobre el estado de salud de los pacientes internados. Además, se exhortó a que el reporte de la Sala Situacional Regional de la Diresa incorpore información sobre el número de pacientes en espera de una cama UCI para una mejor gestión de recursos y equipamiento, permitiendo una atención oportuna al paciente.

Sumado a ello, la oficina de la Defensoría del Pueblo en Apurímac requirió brindar información clara y precisa a la población sobre los criterios de priorización para el ingreso de pacientes a las UCI, garantizando a su vez que aquellos que no puedan acceder, reciban un trato y atención adecuada, respetando en todo momento su derecho a la salud.

Finalmente, la Defensoría del Pueblo hace un llamado a la población a cumplir con el correcto uso de las mascarillas, cubriendo nariz y boca, así como con el distanciamiento físico, medidas fundamentales en la lucha contra el COVID-19. (DP)

¿Qué opinas?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

*