Como ocurre en todas las organizaciones gremiales, los dirigentes que ejercen el control no se ponen de acuerdo, las divisiones están a la orden del día, pasó con el sector agrario hace algunos años, pasa con el sector transportes en el presente año, en el primer caso se hablaba de acuerdos de empresarios, no organizaciones sociales, hoy se habla de dirigentes que estaban contra el paro.

La paralización del transporte de carga, a la que se sumaron otros rubros de transporte generó desconcierto por cinco días a los comerciantes y usuarios de productos de primera necesidad, porque no tenían stock suficiente para satisfacer a los compradores, y porque en algunos casos la carestía ahuyentaba al público, felizmente el paro fue levantado y el tema volvió a la normalidad.

El sábado 20 de los corrientes se anunció con bombos y platillos el levantamiento de la medida, tras intensas negociaciones que concluyeron en la madrugada, entre el gobierno y los transportistas, incluso se habló de que se suscribió un acta con cargo a utilizar el fondo de estabilización para palear el alza del petróleo, lo que no se aceptó fue anular papeletas impuestas.

Cuando los medios anunciaban la buena nueva, otro sector de dirigentes salió a indicar que no se había suscrito ninguna acta, lo que sorprendió a muchos, empero decidieron dar una tregua al gobierno hasta el 26 de abril, aproximadamente, para que cumplan con todos los puntos en litigio y anunciando que volverán a parar el transporte si vuelve a incrementarse el alza de combustible.

Lo cierto es que al gobierno le siguen respirando en la nuca y seguirá permanentemente acosado por un sector que no entiende de precios internacionales, ni de la oferta ni demanda, son temas que genera el mercado libre de nuestro país, el control de precios no existe más, es reemplazado por la regulación, donde el Estado actúa en contra de todo intento de la concentración de precios.

La pelea está declarada, lo importante es que el gobierno ha indicado a través de sus voceros que el diálogo está abierto y que se van a dar soluciones a los temas pendientes, para que ello tenga un final feliz, no debe haber intransigencia entre las partes, algo que se viene dando de manera natural y recurrente en las negociaciones, un tema que debe superarse si afinamos las propuestas.

En la interna, el gremio de transportistas, que se encuentra partido por la actitud de un sector de sus bases que entraron en la negociación con el gobierno, pese a que el resto quería proseguir con la medida de fuerza, que causó cuatro policías heridos y civiles en igual condición, ha puesto la etiqueta de personas no gratas, a quienes impidieron el alargue de la paralización del transporte.

Por el lado de comerciantes y de usuarios, se respira profundo, tras el “humo blanco” producido por los acuerdos establecidos entre el gobierno y un sector de los transportistas, pues así podrán abastecerse de productos y recibirse encomiendas, la mayor satisfacción, es sin duda, el acopio de oxígeno y el libre traslado de ambulancias para la atención de los enfermos de Covid-19 y otros.

¿Qué opinas?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

*