UN AÑO CUMPLEN LOS CAÍDOS DURANTE LAS PROTESTAS SOCIALES

0
642

Familiares realizaron un recordatorio de que aún no obtienen justicia

El día 11 de diciembre del 2023, se cumplió un año desde las muertes de las primeras víctimas en Andahuaylas.

Beckham Romario Quispe Garfias (18) y David Atequipa Quispe (15 años), fueron dos jóvenes que perdieron la vida tras un lamentable enfrentamiento entre manifestantes y la Policía Nacional del Perú en el aeropuerto de Andahuaylas.

11 DE DICIEMBRE DEL 2022

David Atequipa, tenía solo 15 años al momento de su fallecimiento, cursaba el tercer año de secundaria y en ocasiones trabajaba como mototaxista para llevar algún sustento a su humilde hogar en la comunidad de Huinchos, distrito de José María Arguedas. El joven tenía el sueño de ser profesional, incluso pensó en postularse a la escuela policial, sin embargo, el 11 de diciembre del 2022 recibió un proyectil de arma de fuego en el tórax que apagó todos sus sueños.

Beckham Quispe, de tan solo 18 años, había iniciado con su carrera deportiva, siendo un destacado deportista en las ligas menores de fútbol; sin embargo, un “objeto contundente” le golpeó en la cabeza, provocándole un traumatismo craneoencefálico grave que terminó con su vida.

El mismo día, Cristian Alex Rojas Vargas de 19 años, fue una víctima más; él fue referido hasta el Hospital Guillermo Díaz de la Vega en Abancay para recibir una mejor atención médica e intentar salvar su vida, sin embargo, tres días después de luchar por salvarse, falleció.

A un año de sus muertes, la justicia aún no ha otorgado una pena a los responsables de dichos asesinatos, sin embargo, la familia aún llora por sus pérdidas y realizaron un recorrido por las principales calles de Andahuaylas, para que la ciudadanía no olvide el nombre de estos jóvenes. Finalmente, establecieron una bandera peruana de luto, con el nombre de todos los SIETE apurimeños que perdieron la vida entre diciembre del 2022 y febrero del 2023.

12 DE DICIEMBRE DEL 2022

Jhon Erik Enciso Arias, un joven de 18 años, que no participaba en las protestas sociales, fue alcanzado por un proyectil de arma de fuego disparado a distancia, cayendo a la vista de sus compañeros en el cerro Huayhuaca, ubicado en la ciudad de Andahuaylas. Este proyectil lo dejó sin vida y la familia sale a las calles a exigir justicia por la muerte de alguien ajeno a lo que se suscitaba.

Wilfredo Lizarme Barboza, natural del Centro Poblado de Ccacce, del distrito de José María Arguedas y que tan solo tenía 18 años, falleció producto de proyectil de arma de fuego.

Ambos andahuaylinos fueron velados y enterrados entre el llanto de sus padres, familiares y amigos en sus respectivos lugares de origen, siendo ambos provenientes de familias humildes que se acogieron en el apoyo de la población.

Mientras tanto, en la provincia vecina de Chincheros, se perdió la vida de un adolescente de 16 años, Robert Pablo Medina Llanterhuay estudiaba en la IE de Casabamba y falleció producto de un impacto en el corazón. Según narraron los padres, el menor se encontraba alejado de las protestas, pero fue alcanzado por un proyectil de arma de fuego.

Los tres ciudadanos apurimeños dejaron de existir de una trágica manera y hasta el momento, tampoco obtuvieron justicia por sus muertes.

MOVILIZACIÓN EN ANDAHUAYLAS

Las familias, amigos y pobladores se unieron para realizar una marcha pacífica por las principales calles de la ciudad de Andahuaylas, cargando fotos, gigantografías, carteles y una gran bandera peruana de color negro y blanco o la conocida “bandera de luto peruano”. El fin fue recordar ambas fechas, donde en tan solo dos días, se perdió la vida de 6 pobladores apurimeños; todos jóvenes con un futuro por delante y que algunos eran el único sustento de su familia. A ellos también se unió la familia del último fallecido producto de la convulsión social: Denilson Huaraca Vilchez (22), quien dejó de existir el 09 de febrero del 2023 en Aymaraes, en circunstancias que retornaba a su natal Huancabamba y el vehículo que lo transportaba fue emboscado por agentes de la policía Nacional del Perú, quienes realizaron disparos al interior del vehículo y una de estas balas le atravesó los pulmones.

Todos estos jóvenes fueron recordados por sus familiares entre lágrimas y dolor; además, en otras regiones, se unieron al recuerdo y también realizaron una movilización para acompañar desde lejos a los familiares de los andahuaylinos.

Cabe resaltar, que también estuvieron presentes los familiares de los heridos que fueron alcanzados por balas, bombas lacrimógenas y perdigones, durante los dos días de estallido social. Ellos también exigen justicia por sus familiares y que los crímenes propiciados a la población por un uso desmedido de las armas, no quede impune y sin responsables.

¿Qué opinas?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí