13 junio, 2024

Gran afluencia de personas acompañaron el entierro

El día 25 de abril, los restos de Leocadia Oscco Villegas, más conocida como “Tika”, fueron enterrados en el Cementerio General de San Jerónimo. Su féretro fue acompañado por una gran concurrencia de personas y recorrió los principales lugares donde solía acudir y quedarse para pasar el tiempo.

Tika vivía acompañada de sus animales o “hijos” como les llamaba, en un humilde hogar que le brindaron personas de gran corazón. Los voluntarios de Amor en Acción, lograron recuperar lo mejor posible la vivienda para que ella pudiera vivir cómoda y con lo básico, además de brindarle un apoyo constante para que ella se sintiera feliz.

El Sr. Néstor, a quien ella consideraba como su padre, se ocupó de ella en vida y velaba por su bienestar.

Tika siempre recibió a todos en su hogar con una contagiosa sonrisa y una gran alegría; su sueño era que le construyeran una casa de material noble con un gran patio para que las paredes de tierra no ensucien las cosas que adquiría.

Fue una persona muy querida que demostró que no se necesita mucho para ser feliz, siempre estuvo en el distrito de San Jerónimo, acompañada por sus vecinas, las hermanas del comedor parroquial, las hermanas del convento donde pasó sus últimos días y los policías de la comisaría.

DESPEDIDA A TIKA

Durante su último recorrido por las calles de San Jerónimo, los restos de Tika hicieron su paso por su “segundo hogar”, la Comisaría de San Jerónimo, donde el Superior Andrade dio un mensaje de despedida y pidió a Tika que no los olvide:

“Ella entraba a la comisaría con tanta confianza, dejaba su bastón ahí y con eso paraba fastidiando, haciéndonos bromas, nos ha traído mucha alegría. Cada vez que ella venía, nos hacía alegrar, nos hacía reír.

Es la única persona durante la protesta social que nos ha defendido a nosotros, a la policía… cuando venían los manifestantes y ella se daba cuenta que nos estaban insultando, salía con su palo y les paraba tirando palo a los manifestantes.

Realmente es una persona que se va a dejar extrañar, así humilde como era, siempre estaba con la sonrisa en los labios. Realmente todos nosotros de acá en la comisaría que la hemos conocido, hemos llegado a tenerle cariño… Tika yo te digo, te estamos extrañando, te vamos extrañar siempre y no te olvides de nosotros, siempre protégenos con tu palo a la gente que nos quiere hacer daño a la policía, eres nuestro ángel de la comisaría de San Jerónimo…”

About The Author

¿Qué opinas?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *