Dina Boluarte y Joe Biden, que sigue ocupando los titulares de los medios por su escasa preparación y nula claridad de su agenda política, genera tormentas cada vez que viaja al exterior en misión oficial, por lo cual recibe calificativos duros de parte de analistas, congresistas y comunicadores, ante la agenda con Joe Biden, el más poderoso de Norteamérica, que califican de una visita de cortesía.

Entre tanto siguen ocurriendo muertes y amenazas perpetradas por bandas de sicarios y asesinos venezolanos, que se dan el desparpajo de generar inestabilidad ciudadana y anunciar actos violentos contra aquellos que enfrenten a los suyos y no les permitan circular por las vías públicas por ser causa de la pugna de poder por el dominio del mercado automotor de vehículos menores.

Pese a ello, el gobierno sigue “en su trece” de crear la división de orden y seguridad, con policías novatos e improvisados y sin ningún adiestramiento, así crece la desconfianza por actos de Estado, toda vez que a la presidenta de la república, un poco más y la califican de descarada por efectos de su fallida reunión bilateral con el presidente Joe Biden quien la recibió solo para dar un paseíto.

El malestar en el caso de la mandataria, es que el país no percibe los cambios que necesita para lograr la reactivación económica de que tanto se habla, pues el gobierno insiste en avizorar una recuperación económica de 4 puntos del PBI para el 2004, cifra que para los escépticos no existe, por ende los analistas aseguran que no habrá un superávit mientras no existan capitales privados

La vieja receta de la izquierda de generar fuentes de trabajo a través de inversión nacional para alentar el consumo de la población, no cuaja, habida cuenta que el estado es un mal inversionista y peor administrador, por tanto ese tipo de medidas constituyen una suerte de provocación a los nacionalismos, el caso de la masificación del gas es una muestra que no existe diferencia con GLP.

Si es verdad, que el gobierno de Dina Boluarte, desea ponerse a distancia de su antecesor Pedro Castillo, que prácticamente con la corruptela de sus funcionarios vendió al país, lo que tiene que hacer la mandataria es generar inversiones de los privados, por lo cual el sustento que haga de sus viajes y su poca credibilidad debe ser revertidos con una posición política firme de atraer capitales.

En ese contexto el anuncio de que el país se encuentra en paz, no podemos leerlo como la actualidad del crecimiento de las bandas de crimen organizado y la delincuencia común, sino la tranquilidad de los actores políticos de las regiones, que tienen la esperanza de un mejor gobierno, la contraparte es confianza en que las estrategias policiales puedan acabar con el terror.

Ante las situaciones límites que muestra el país expertos en la lucha contra el terrorismo de sendero luminoso y del Mrta se han puesto al servicio de la nación asegurando que en quince días pueden acabar con los sicarios y criminales, para lo cual se requiere generar grupos de efectivos por cada sector aplicando experiencia del pasado, con participación de nuevos policías valerosos.

¿Qué opinas?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí