14 julio, 2024

A 16 días del mes de enero del 2024 continúan las críticas al gobierno de Dina Boluarte, habida cuenta que durante todo el tiempo que ejerce el poder la mandataria solo se ha dedicado a defenderse y a asumir posiciones demagógicas, en ningún caso ha cautelado la salud de los peruanos de a pie que continúan sin alternativas de hacerse un camino que genere una vida digna.

Si usted sintoniza la televisión, la radio, o las páginas virtuales, observará que el Perú del siglo 21 tiene como características la protesta, se reclama por el alza de los comestibles, se reniega por el incremento de los peajes,  por los sueldos que no alcanzan para solventar la canasta popular, y como si fuera una contradicción se promete de los dientes para afuera lo que no se puede cumplir.

La actual presidenta cada vez que tiene la oportunidad de identificarse ideológicamente indica categóricamente que es una mujer de izquierda, un término que no genera confianza en el quehacer ciudadano, porque a nombre de la izquierda se han generado las más grandes aberraciones políticas partidarias, que han degenerado en abuso de poder y clientelismo político.

Mantener una plataforma partidaria le costó el puesto a Pedro Castillo, pues más allá del golpe de Estado que no tuvo éxito por efectos de la unidad de las instituciones militares y civiles que desacataron sus órdenes, pesaba sobre el expresidente de la república  gran número de carpetas  de investigación   abiertas por el Ministerio Público por haber generado corrupción en su entorno.

Como todo abuso de poder tiene implicancias políticas, sociales y de criminalidad, el poder fiscal ha solicitado 34 años de prisión contra el ex mandatario Pedro Castillo Terrones, lo que incluye tanto el golpe de Estado fallido (rebelión a la constitución política) como los hechos criminales que configuran la estructura política de bandas generadas desde el poder y  la rapiña desde el Estado.

Dicha línea política podría involucrar  a la presidenta Dina Boluarte, si se comprueba que participó como cajera del secretario general de Perú Libre, Vladimir Cerrón, actualmente en la clandestinidad, de haber generado recursos para el pago de reparación civil que exigía el poder judicial para reponer a la vida civil al político, tras ser implicado de malos manejos en su mandato.

Claro que también existe una ruta de otros ilícitos en el entorno del médico cuando este era parte de la gestión de Perú Libre en el Gobierno Regional de Junín, habiéndose generando supuestas bandas que hacían  bolsas de dinero con descuentos a servidores allegados al político y su entorno más cercano, lo cual está en investigación y no sería extraño que en cualquier momento explote.

Cuando alguien le pregunta a Vladimir Cerrón de su relación con Dina Boluarte en Perú Libre, afirma que ésta  recién apareció en la segunda vuelta de las elecciones, donde obtuvo el triunfo el natural de Chota Cajamarca, Cerrón acusó a Boluarte y a Castillo de traidores al proyecto político y obligó a su expulsión y renuncia respectivamente, en todo caso Dina tiene mucho que explicarnos.

About The Author

¿Qué opinas?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *