Imputados recibieron entre 11 a 17 años de cárcel

La Primera Fiscalía Provincial Especializada en Delitos de Tráfico Ilícito de Drogas – Sede Huamanga logró que se condene a los efectivos policiales Merardo Alberto Arboleda Guivar y Pelagio Martin Sánchez Hernández, como coautores de la comisión del delito contra la salud pública – tráfico ilícito de drogas, en la modalidad de conspiración para favorecer al tráfico ilícito de drogas – agravado, a 15 años de pena privativa de la libertad efectiva; así también al policía Kervin Orlando Romero Manrique, como coautor de la comisión del delito contra la salud pública – tráfico ilícito de drogas, en la modalidad de conspiración para favorecer al tráfico ilícito de drogas – agravado, y como autor de la comisión del delito contra la administración pública – delitos cometidos por funcionarios públicos, en la modalidad de peculado de uso, a 17 años de cárcel.

El equipo de la indicada dependencia del Ministerio Público también logró la condena de 11 años de pena privativa de la libertad efectiva para los civiles Víctor Gaudencio Pino Gutiérrez y Raúl Llantoy Taipe, como coautores de la comisión del delito contra la salud pública – tráfico ilícito de drogas, en la modalidad de conspiración para favorecer al tráfico ilícito de drogas, y como coautores de la comisión del delito contra la seguridad pública – delitos de peligro común, en su forma de tenencia ilegal de armas de fuego y municiones.

El 25 de agosto de 2019, efectivos de la Policía Nacional del Perú (PNP) retornaban del distrito de Pichari de la región de Cusco a bordo de una unidad motorizada con dirección a la provincia de Huanta; en dichas circunstancias, aproximadamente a las 23:00 horas del mismo día, en inmediaciones de la carretera aledaña al centro poblado de Ocana del distrito de Luricocha, se percataron que un vehículo policial de placa de rodaje EPF-666 permanecía estacionado en la carretera con las luces encendidas, logrando observar que en el exterior se encontraban 2 personas.

Es así que los agentes de orden intervinieron e identificaron a dichos sujetos, el primero de ellos como el Alférez PNP Merardo Alberto Arboleda Guivar, quien se encontraba vestido de civil portando un fusil Akm e interviniendo una camioneta; mientras que el segundo fue identificado como el S3 PNP Pelagio Sánchez Hernández, quien igualmente se encontraba de civil y portando una pistola marca Baical. Al mismo tiempo, en el interior del referido vehículo de la PNP, exactamente en el asiento del piloto, estaba una tercera persona con uniforme policial, identificándolo como el S3 PNP Kervin Romero Manrique, quien se encontraba portando una pistola Pietro Beretta.

Asimismo, se observó a otras 3 personas de sexo masculino en el interior de la referida unidad vehicular, identificando a Raúl Llantoy Taipe, quien se encontraba en el asiento posterior del lado izquierdo detrás del piloto; Víctor Gaudencio Pino Gutiérrez, quien estaba en la parte derecha detrás del copiloto; y Aníbal Huamán Loayza, quien permanecía sentado en el medio de ambos sujetos; quienes al ser preguntados sobre su situación y las actividades que se encontraban desarrollando, el Alférez Arboleda indicó que estaban realizando un operativo; no obstante, al ser consultado si tenían autorización de su comando para dicha diligencia, este refirió que se encontraba de franco y que no tenía ninguna disposición.

Por su parte el S3 Romero refirió ser conductor de la unidad motorizada y que se encontraba disponible; mientras que el S3 Sánchez señaló que estaba de vacaciones. De igual forma, se preguntó a los civiles, quienes dijeron que habían sido intervenidos por no portar documentos de identificación. Ante ello, se hizo bajar del patrullero a Llantoy Taipe, quien luego de realizársele preguntas de rutina, mencionó: “ya tu sabes pe’ jefe, estamos a la espera”, no pudiendo dar razones ante dicha afirmación el Alférez Arboleda. De igual forma, se hizo descender a Loayza Huamán, quien al reconocer al personal policial que le había intervenido hizo una maniobra rauda y peligrosa, arrojándose hacia el barranco, y pese a la persecución logró darse a la fuga.

Posteriormente, estando en las instalaciones de la Comisaria de Huanta, Llantoy Taipe reveló que había sido contactado por su tío Pino Gutiérrez para realizar un “trabajito”, una “chambita”, la cual consistía en esperar un cargamento de drogas de alrededor de 150 kilógramos, proveniente del distrito de Santillana, el cual estaría en el interior de una camioneta de color blanco, para lo cual su pariente habría coordinado con los efectivos policiales y con el sujeto que se dio a la fuga, a fin de arrebatar y robar la droga para su posterior reventa, no lográndose a concretar esta ilícita actividad debido a la intervención.

Traes el registro vehicular a la unidad móvil de color blanco, marca Volkswagen y modelo Amarok, en presencia del representante del Ministerio Público, se halló en la parte posterior del asiento derecho una bolsa plástica negra conteniendo en su interior una pistola de marca Taurus y serie N° KE078341, con su respectiva cacerina desabastecida; un revólver de marca Holek, calibre 38 y serie N° I82NN654N9; una cacerina de marca Glock, abastecida con municiones; 28 municiones de marca Win 380 Auto; una bolsa de plástico transparente con 22 municiones 380 Auto; una bolsa plástica transparente con 22 municiones 380 Auto; una bolsa transparente con 9 municiones calibre 38; una mochila negra conteniendo un pasamontañas azul oscuro; una caffarena negra; una gorra negra y marca Sport, así como otras especies.

Del mismo modo, se encontró una cuerda roja de nylon y 5 metros aproximadamente. Debajo del asiento posterior del lado derecho se halló una pistola de marca Glock, calibre 38 Auto y serie BHMC210, con su respectiva cacerina abastecida con 11 municiones. De la misma manera, en la parte posterior del asiento se halló 2 armas blancas (cuchillos), uno con mango de madera y otro con mango de plástico, ambos de color negro, y un par de guantes quirúrgicos.

Como reparación civil se impuso a los imputados Merardo Alberto Arboleda Guivar, Pelagio Martin Sánchez Hernández, Kervin Orlando Romero Manrique, Víctor Gaudencio Pino Gutierrez y Raúl Llantoy Taipe el pago de 30 mil soles que deberán asumir los mismos en forma solidaria. Finalmente, los policías deberán abonar lo correspondiente a 180 días multa; mientras que los civiles lo procedente a 60 días multa.

¿Qué opinas?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

*