Bandidos aprovecharon que la menor se encontraba sola pastando sus animales

La estudiante del tercer grado de secundaria de la Institución Educativa Maglorio Rafael Padilla Caqui de iniciales F. M. P. Q. (15), del distrito de Puños, provincia de Huamalíes, el sábado último salió a pastar sus ganados, aproximadamente 50 ovejas que arreó desde el centro poblado de Pumacahua hasta la zona conocida como Pagra, Cucarumy y Matash, a la altura del actual botadero municipal. Siendo aproximadamente las cuatro de la tarde, mientras se encontraba concentrada en aprovechar hacer las tareas del colegio, fue sorprendida por sus tres victimarios, que hace más de dos semanas amenazaba al padre de la víctima con matarlo por haberlos delatado, a causa del cual los vecinos los capturaron, cuando robaban un cerdo.

La última comunicación que tuvo la escolar con su hermana recién llegada de Lima, fue a eso de las 3:40 p.m., después, pese a la insistencia de las llamadas nadie respondió y como no llegaba a casa pasada la hora de retorno, la familia empezó a preocuparse e inició la búsqueda. Acudieron donde el presidente de la Comunidad Campesina de Puños, Lorenzo Contreras Espinoza. Trataron de dar aviso a las autoridades, ante la falta del subprefecto cesado, Alfredo Caqui, sin reemplazo desde marzo, por cortesía del gobierno de Pedro Castillo y por ende la carencia de los tenientes gobernadores. Fue el dirigente comunal Contreras y sus autoridades “Barayocc”, además de 60 pobladores, que desplegaron la búsqueda por Matash, Pagra, Cucarumy y alrededores. Solo hallaron a las ovejas desorientadas. Pasada las doce noche pospusieron la búsqueda hasta el día siguiente.

A eso de las 5:30 a.m., por fin localizaron el cuerpo de la estudiante aproximadamente a 300 metros del botadero, entre los cultivos de cebada. El día anterior, por la oscuridad, no había encontrado los rastros de sangre en una pampa, encima de la carretera, desde donde trasladaron los restos de la menor hacia abajo para esconder su crimen. El relato de dos testigos que vieron pastar a la escolar y notaron que los asesinos aparentemente libaban licor muy cerca, evitaremos dar los nombres por seguridad, y la amenaza de hace 20 días como antecedente fueron claves para dar con los autores. Los conmovidos familiares e indignados ciudadanos, fueron a buscar a los sospechosos, que al verse acorralados y a punta de golpes, terminaron por confesar y llevarlos a los lugares donde botaron la mochila escolar, que contenía los cuadernos, las pinturas y lapiceros de la víctima.

SALVADOS DE SER QUEMADOS

Por mucho que insistimos, todavía no hemos dado con el nombre preciso del cabecilla, los vecinos no lo conocen muy bien puesto que tendría hasta tres nombres, solo reconocen sus apellidos, Ricra Isidro o Huanca Isidro (25) hijo de un conocido pastor evangélico de Puños. Este sujeto habría estado inmerso en actos ilícitos en la ciudad y retornó a la sierra. Pero el reciente antecedente es que lo capturaron a él y a sus dos cómplices, cuando se robaban el cerdo del docente Juvito Arquíñigo. En ese entonces este autor confeso, iba a recibir un castigo drástico de los vecinos de Pumacahua, pero se apiadaron y todo quedó saneado en documentos. Sus cómplices, uno sería menor de edad R. S. B. (17) también fue capturado, mientras que el tercero, Julio C. H. se dio a la fuga esa misma tarde después del crimen. Algunos de moradores que los capturaron llevándose el cerdo, lamentaron no haber consumado lo que tenían previsto.

Delincuente tenía soga, plástico y otros objetos en su mochila – Image: Cortesía

Según las fuentes consultadas por esta página, los malhechores reconocieron que primero habrían violado a la víctima, y todo hace indicar que esto habría sido así porque encontraron la extremidad inferior desnudo. El primero en consumar este acto fue el hijo del pastor, según los testimonios. Después de ello, la degollaron con un cuchillo que ya habían llevado premeditadamente. Quitaron las pertenencias de valor, un celular, el mismo que vendieron por S/. 250.00 en una tienda de Puños, pero solo recibieron 100 soles como adelanto.

El caso se dio aviso a las autoridades policiales y fiscales, quienes acudieron para el levantamiento del cadáver y las investigaciones que amerita este macabro hecho. En la zona donde ocurrió el crimen, buscaron el cuchillo, pero no encontraron, aunque el autor, dice que lo botó por los matorrales. El cuerpo de la estudiante fue trasladado a Huánuco, para la necropsia de ley y confirmar científicamente las pruebas del delito.

¿Qué opinas?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

*