Nuevamente el TC será árbitro en la discrepancia que existe entre el Poder Ejecutivo y el Poder Legislativo, el Tribuno vizcarrista Eloy Espinoza Saldaña acusó recibo sobre la demanda de inconstitucionalidad presentada por el Gobierno de Pedro Castillo Terrones, que busca delimitar la cuestión de confianza, la cual será analizada por el Tribunal Constitucional y luego el congreso (tiene 45 días para responder). Se requiere 05 votos a favor para ser aprobado sino quedará igual.

De esta manera se regresa al recurso competencial planteado durante la gestión del incompetente expresidente Martín Vizcarra Cornejo, quien pateó el tablero disolviendo el congreso de la república de manera unilateral, trasgrediendo los fueros del parlamento nacional e interfiriendo a través del presidente del consejo de ministros una sesión del pleno de manera antidemocrática.

Con el poder a su favor, gobernando cuatro meses por decretos leyes, el expresidente Vizcarra, convocó a elecciones legislativas complementarias, con el objetivo de hacer del nuevo parlamento sus aliados, pero el legislativo le jugó “chueco”, propiciando su vacancia, luego de una serie de irregularidades y actos de corrupción cometidas por las cuales fue suspendido a cargos públicos.

El antagonismo entre los dos poderes del estado ha sido una constante en los últimos años, sucedió con mayor ahínco durante el gobierno de Pedro Pablo Kuczynski, y empeoró en el relevo con Martín Vizcarra Cornejo, obligando al primero a renunciar por una repartija de obras y al expresidente a asumir posición beligerante, disolviendo arbitrariamente el parlamento nacional.

Siendo el congreso un foro de debates, siempre será complicado llegar a acuerdos, en la actualidad no podía ser algo distinto, la elección de Pedro Castillo Terrones como presidente de la república para el periodo 2021-2026, marca una relación tóxica, pues a tres meses de asumir funciones no ha podido vertebrar una relación alturada con el congreso por continuas crispaciones

El gobierno de Perú Libre, a la sazón, el peor de la historia, genera innecesarias provocaciones lo que fue respondido por el Legislativo, inusualmente Pedro Castillo inició su gestión despachando en una casa de Breña, en vez de hacerlo en Palacio de Gobierno, recibiendo a personajes sin informar, contraviniendo las normas y las disposiciones, actuando como si estuviera en su chacra.

Acto seguido juramentó al presidente del Consejo de Ministros en la Pampa de la Quinua, quien luego propició la deserción de dos ministros cuando iban a juramentar por estar en desacuerdo con el expremier que viene siendo investigado por apología al terrorismo, lo que enardeció al congreso, pero no todo quedó allí, se incluyó a un ministro que tenía antecedentes senderistas.

Ante la presión política, Pedro Castillo le pidió la renuncia a su Premier, que había sido muy majadero y con postura misógina. Y designó como Premier a la excongresista Mirtha Vásquez, quien solicitó el voto de confianza, dando cuenta de la masificación del gas, el presidente Castillo la corrigió anunciando la estatización del producto, disparándose a los pies, y elevando el dólar.

¿Qué opinas?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

*