UNA GESTIÓN VAMPIRESA

0
106

Carlos Iván Landa kerschbaumer

Cuando se tenga que dar cuenta de los involucrados en los actos criminales realizados desde el oficialismo, los primeros que serán señalados serán los ministros del régimen, que prefirieron el dinero fácil, a la idoneidad y responsabilidad frente a los hechos, culpables de participar de una gestión vampiresa que succiona el dinero del pueblo, pagando sicarios ideológicos desde el poder.

La mansedumbre ciudadana, atizada por la insólita demencia palaciega ha hecho que se esboce un discurso taimado y contrario a la realidad, aplicando la estrategia de la victimización a un público generalmente sedado por la ignorancia y por las dádivas oficialistas que se utilizan para generarse astutamente, escapes al estado de sitio en que se hallan los responsables de crímenes de estado.

Las investigaciones realizadas hasta el momento obligan que las autoridades incursas en los cargos de necesidad delictiva, gestadas por las autoridades fiscales, tras un amplio registro de pesquisas, sean corroboradas o desmentidas, y una manera de hacerlo, es responder a las tesis del Ministerio Público, recogidas de boca de testigos y delatores, tras canjear evidencias por alcanzar su libertad.

El pool de abogados con que cuenta el jefe de la organización criminal que opera desde Palacio han sido contratados con dineros que no deberían afectar el tesoro público, y el sueldo de un mandatario no alcanzaría para cumplir su objetivo de defensa legal, siendo por extensión, evidente que se estaría utilizando recursos inhábiles para la estrategia de cortar la investigación.

Las acciones de la defensa, empero, son muy ilógicas, pues no logran poner a buen recaudo al cliente , otorgando precisiones, por el contrario, expresan argumentos inválidos para contradecir las tesis fiscales y desbaratarlas, si es posible, porque los abogados echan más leña al fuego, tras aconsejar a sus patrocinados, no decir nada, dejando todo en oscuridad, atizando las suspicacias.

Las estrategias del gobierno ha logrado nuclear voceros oficiales que participan desde el ejecutivo, para salir al frente de las demandas criminales, en ese camino se ha activado en el Consejo de Ministros a un grupo de políticos cuya única misión es constituirse en una fuerza de choque del mandatario, con el argumento de bloquear al equipo especial contra la corrupción desde el poder.

La designación de los ministros en el criterio del presidente Castillo, no requieren ser capacitados y competentes, porque lo que realmente le interesa al mandatario, es contar con defensores de su línea política obstruccionista, de enfrentar a otros poderes públicos, para lo cual los ministros no pretenden realizar políticas exitosas, sino blindar al investigado del acoso de la justicia y la prensa.

Mientras avanzan las investigaciones fiscales y el congreso apela al TC para que emita opinión, respecto a la interpretación del artículo 117 de la constitución, que resulta ser una coraza en el pecho del mandatario, donde no entran balas, el gobierno continúa con sus ataques a la prensa que es calificada como una caja de resonancia por alertar a los ciudadanos de los despropósitos.

¿Qué opinas?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

*