La revelación del asesor Aníbal Torres, respecto a que el exmandatario Pedro Castillo, en cierto momento, estuvo dispuesto a “adelantar las elecciones”, y después de las evaluaciones resolviera por repensar el tema, con el mensaje de “darse una nueva oportunidad” deja en claro que los proyectos de Pasión Dávila (Perú Libre) y Digna Calle (Podemos) toman la palabra a la autoridad

Tras las declaraciones del jefe PCM hasta los planteamientos ante la Comisión de Constitución de adelanto de elecciones, reivindican lo anterior y revelan , la percepción de frustración que aflora en actores de la política nacional, que se sienten impotentes y fracasados por la baja popularidad alcanzada en la gestión, precisando que dar un paso al costado resulta una importante decisión.

Visto desde fuera quizá algunos aplaudan tales planteamientos, pero desde la interna, el egoísmo campea, y las riñas entre los miembros de un mismo partido, demuestran que el desgaste político y las diferencias conceptuales empiezan a hacerse presentes, desde el retiro de firmas por efectos de intereses y en contra del bienestar de la población que observa atónita cómo se hunde el país.

Lo cierto es que algunos ven como un tema económico la toma de decisiones, haciendo cálculos, de cuánto van a obtener al término de su función pública, otros, en cambio, los más principistas, actúan con una amplia percepción de la realidad, canjeando recursos transitorios, por prestigio y bienestar para sus regiones, cuando el destino del país está en juego, la solidaridad es un objetivo.

En esa línea principista tanto Maricarmen Alva (presidenta del congreso) y Susel Paredes (Partido Morado) se apuntan como benefactoras de la patria, al respaldar el recorte de la gestión más allá que les produzca un perjuicio económico, pues primero está el desarrollo del país, que se halla en cuidados intensivos, para Alva, “si la condición para que se vaya Castillo, es irnos todos, adelante”.

Si hacemos un análisis de lo que ha significado el cumplimiento de objetivos, podemos decir que ha sido un fracaso, en ningún momento ha existido consensos políticos en procura del desarrollo del país, muchas de las iniciativas anunciadas por el ejecutivo a sus adeptos, no se convirtieron en proyectos sino concluyeron en disparos al aire, el presidente realizó viajes sin resultados objetivos.

En el tema de presentación de iniciativas para que se conviertan en leyes tanto el ejecutivo como el congreso se acusan, el primero indica que el legislativo no les da luz verde a sus requerimientos de gestión, que se encuentran encarpetados en las comisiones, el congreso responde que las leyes aprobadas y enviadas al ejecutivo no están reglamentadas y por ende no pueden aplicarse.

En marco de todo ello, el gobierno no es capaz de dar solución a los problemas, su perorata es facilista, echarles lodo con ventilador a los gobiernos anteriores; no ha sido capaz de resolver el problema del transporte, peor en el tema minero, en el tema educativo, salud, agricultura, trabajo, igual, no se han logrado avances sustantivos, continúan las invasiones y el alza de precios.

¿Qué opinas?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

*