QUE LA MAFIA NO TE COJA

0
147

Con la corrupción instalada, como lo prueba la serie de intervenciones públicas realizadas a seis congresistas de Acción Popular, la detención de operadores del gobierno y allanamiento a viviendas de familiares del presidente, la reunión en Palacio con 30 alcaldes de Lima y Callao con el mandatario y sus ministros, genera inseguridad absoluta y peligro de caer en las garras del poder.

Como sabemos muchos de los involucrados en delitos de función y acciones delictivas contra el Estado vienen generando escozor en los estratos políticos y sociales de nuestro país, habida cuenta que se teme que generen captaciones políticas para el servicio del poder, como ha venido sucediendo con el entorno palaciego, donde cada vez más aparecen sujetos siniestros y mafiosos.

Palacio nos demuestra, conforme avanzan las investigaciones del Ministerio Público, que intenta ponerse a buen recaudo y protegerse de su vulnerabilidad política, que le obliga a sostenerse en operadores que le hagan el “juego sucio” para desbaratar el avance de las pesquisas en las que se incluye al comando policial de la DIVAC que encuentra obstáculos desde el poder en sus acciones.

Con este panorama resulta de gran riesgo que las autoridades políticas negocien con el gobierno respecto a los recursos que requieren sus pueblos para llevar adelante la solución a sus necesidades y requerimientos, los cuales estarán atados de pies y de manos si es que existen disputas con el presidente, que está muy acostumbrado a buscar aliados para lograr sus objetivos.

Recordemos que tanto Pedro Pablo Kuczynski como Martín Vizcarra utilizaron a los gobiernos regionales para que los respalden ante la serie de despropósitos que fueron parte durante la crisis política, estar entre las cuerdas no es bueno para los gobernantes, por eso buscan aliados que los protejan para enfrentar a la justicia que pone en peligro sus cargos al ser puestos al descubierto.

El chantaje, es un término muy utilizado en la política, el cual se da cuando el poderoso somete al débil, en los casos de la política nacional el mandatario somete a los subordinados y obliga a que se cumpla el imperio del más fuerte, la ley del talión se encuentra vigente en todos los gobiernos, los gobernadores y alcaldes padecen esto cada vez que exigen presupuestos de parte del Estado.

Al momento de negociar nuestras autoridades políticas deberán tener presente que el momento actual exige precisar prioridades pero hacerlas sin claudicar a sus propuestas, el juego del gato con el ratón no solo se da en el plano nacional, también en el regional y local, por eso la instalación de convocatorias masivas para saludar a los gobernantes de turco, cada vez que realizan sus visitas.

“Estos personajes no son personas normales” decía en su programa de televisión de Willax el comunicador Philip Butters, como tratando de graficar lo que pasa con el gobierno y sus actitudes fuera de las normas y de la ley, “si fueran normales cumplirían con lo dispuesto, por ello desafían al país utilizando el avión presidencial para proteger a familiares y amigos no para función social”.

¿Qué opinas?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

*