“Un plan económico borroso versus el statu quo económico”

Lo que está en juego es el modelo económico del país, este modelo económico que no ha resulto las grandes desigualdades. La hija del expresidente Alberto Fujimori (1990 – 2000), y el profesor Castillo que se define como de izquierda, se disputan voto a voto para llegar al sillón presidencial, ambos candidatos proponen modelos económicos antagónicos.

No está en juego; la sumatoria acumulada de votos por Fuerza Popular o Perú Libre, no está en juego; la nulidad de actas de sufragio, no está en juego; el destino de keyko Fujimori de quedar en la prisión o que Pedro Castillo retorne a las aulas a seguir enseñando, no está en juego; quién se coloca la banda presidencial. Lo que realmente está en juego es; si continuara el modelo de libre mercado con las características que tiene en la actualidad y que, en las últimas décadas ha sido la base del crecimiento económico de un pequeño grupo más no del desarrollo económico del “pueblo”.

Exactamente a transcurrido una semana; después de las elecciones presidenciales de segunda vuelta, no sabemos con certeza quién será el próximo mandatario o mandataria del Perú. Ciertamente la impugnación o solicitar la nulidad de las actas de votación es un derecho que asiste a ambos partidos (Fuerza Popular y Perú Libre). Sin embargo; el uso absurdo o indebido del derecho con fines subalternos a los intereses del pueblo peruano es lo que pone en vilo a todo el país y agudiza la crisis política en el Perú, incluso; atentando contra el proceso de democratización e institucionalización del Estado.

Este hecho político sin precedentes en el proceso de democratización del Estado peruano, representa un momento crucial en el futuro del modelo económico que se instituyera en el país. Entonces veamos inmediatamente las propuestas económicas de Perú Libre y Fuerza Popular.

Perú Libre; su propuesta inicia con la redacción de un nueva Constitución a través de una Asamblea Constituyente, en la que propone cambiar el modelo por una “economía popular con mercado” lo que implica dar un rol fundamental al Estado en el desarrollo económica del país, con inversión de empresas privadas bajo condiciones que beneficien “al pueblo”, en esa lógica; el candidato afirma que “el mercado no puede controlar al Estado”, además; plantea aplicar una política proteccionista. De la misma forma; propone aumentar el gasto social y renegociar las concesiones dadas a las empresas mineras, Castillo sostiene que el Estado debe ser nacionalizador, soberano y sin deuda externa, en ese marco; el Estado tiene la misión de revisar, renegociar o anular los contratos con empresas transnacionales. Perú Libre platea que el 80% de las utilidades queden para el Estado y el 20% para las compañías. En la campaña; Castillo manifestó eliminar gradualmente el sistema de fondos privados de pensiones, impulsar la actividad agrícola, entregar créditos a las pequeñas y medianas empresas, comprarles la deuda a las personas más afectadas por la crisis económica.

Fuerza Popular; su propuesta consiste en mantener el statu quo económico (economía social de mercado), con los pilares del sistema económico vigente, incorporando en el modelo económico la denominada “Profundizar el carácter solidario”, para atender a las demandas de los sectores excluidos del desarrollo y construir la formalidad para los emprendedores. La líder de Fuerza Popular anunció una serie de bonos y beneficios para las personas de menores ingresos y los afectados por la pandemia, para concretar sus medidas populistas plantea como mecanismo de financiamiento implementar una política de endeudamiento, la deuda actual del país bordea el 36% de PIB, Fujimori sostiene que el país tiene espacio fiscal para contraer deuda por más de 40% del producto interno bruto – PIB. Finalmente propuso crear el llamado “canon para el pueblo” para que el 40% del dinero que reciben los gobiernos regionales y locales por el impuesto a la renta que pagan las empresas mineras se reparta directamente a la población.

De manera que, lo que está en juego es el modelo económico del país, entre; la economía social de mercado versus la economía popular con mercados. Lo que implica que los grandes grupos económicos muevan sus artimañas bajo las banderas de Fuerza Popular disfrazándose con la “democracia”, enfrentando sin reparos a las causas reivindicadoras del pueblo que busca dignidad, justicia y soberanía. Cabe preciso cerrar este artículo de opinión con la frase que ha tenido arraigo en esta campaña electoral “No más pobres en un país rico”.

¿Qué opinas?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

*