Con la denominación «limpieza social», remanentes de Sendero Luminoso asesinaron por lo menos a dieciocho personas, según el Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas; ancianos, mujeres, hombres, niños, forman parte de las víctimas del execrable atentado ocurrido en la zona del Vraem el último domingo, acciones como estas, demuestran el peligro del terrorismo en el poder.
El hoy llamado comando militarizado del Partido Comunista del Perú, de la línea Maoísta, intenta nuevamente, como en el pasado, boicotear las elecciones, llamando a no votar por Keiko Fujimori Higuchi, dicho partido que se encuentra a manos del camarada «José», uno de los hermanos Quispe Palomino, intenta meter miedo a la población, llamando traidores a los que no obedezcan.
La información es un llamado al país, a no dejarse sorprender de la serie de infundios que vienen difundiéndose en las redes sociales, culpándose a los equipos de uno y otro sector, por ser parte de partidos políticos que participan en el proceso electoral, de generar alarma, cuando está claro que la autoría del atentado fue asumida por los propios senderistas asociados con el narcotráfico.
La aseveración fue señalada por expertos de la Dirección Contra el Terrorismo (DIRCOTE) de la Policía Nacional y del Ministerio de Defensa del Estado Peruano, quienes recogieron evidencias, indicando que se trasladarán al lugar con el Ministerio Público, para levantar los cadáveres con precaución, porque existe peligro de caer en emboscadas, pues la zona es muy peligrosa, afirman.
Conocedores de esto, los políticos que participan del actual proceso electoral de segunda vuelta, tuvieron reacciones opuestas; Keiko Fujimori Higuchi, llamó a no tener miedo y a participar de las elecciones del 06 de junio, cualquiera sea la opción política, en tanto Pedro Castillo Terrones, solo atinó a llamar a la policía para que tome las medidas del caso, no deploró las acciones terroristas.
Luego, Cerrón, líder de Perú Libre, responsabilizó a la derecha de los recientes hechos criminales, otro personaje que echó sombras a los hechos, fue la actriz Tatiana Astengo, que llamó al tema «predecible» y señalando, «ahora culparán al terrorismo», su expresión fue condenable como perversa; su odio pudo más que su ironía; esta mujer no necesita ser «terruca» para ser miserable.
Quienes admiran a Castillo, tienen hoy motivos para dudar, porque hay que ser muy caradura para lavarse las manos como Pilatos, en vez de maldecir a los terroristas de Sendero Luminoso por haber asesinado a los miembros de una familia, de la manera más monstruosa, calcinando los cuerpos de dos niños, pero no fue todo, miembros de Perú Libre, generaron sarcasmos en redes.
La verdad es que resulta inimaginable, lo que pueda pasar en el país a partir del 28 de julio, si las autoridades no toman decisiones; hoy las fichas apuntan a Guillermo Bermejo, virtual congresista de PL por sus vínculos con la subversión, el Ministerio Público pide veinte años de cárcel contra él, pero no está solo, existirían otros cuatro personajes, con cargos por hacer apología al terrorismo.

¿Qué opinas?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

*