Dice Luján que hacer uno su agosto significa «recoger su cosecha de cereales y semillas y, por extensión, hacer un negocio y lucrarse aprovechando la ocasión oportuna para ello»

Los expertos aseguran que el origen de esta popular expresión es muy antiguo y que surgió con toda seguridad en el medio rural, concretamente entre los agricultores. Parece ser que el dicho “hacer el agosto” alude a la recolección de cereales, aceitunas, uvas y otros frutos del campo durante la época más fructífera -la estival- y, por extensión, a los beneficios que se obtienen de la venta de una buena cosecha. De hecho, antiguamente se decía “hacer su agosto y su vendimia”, tal vez por reminiscencia de un viejo refrán que sentenciaba: “Agosto y vendimia no es cada día, y sí cada año, unos con provecho y otros con daño”.

Los productos de primera necesidad y productos de pan llevar se han incrementado ligeramente en Andahuaylas, mientras los salarios siguen igual; increíble pero cierto que el dólar ha pasado la barrera de los cuatro soles y toda transacción comercial ahora gira en base a esta moneda norteamericana.

Hasta el común vendedor indica el dólar ha subido así que mis costos del producto que vendo también han subido; lo que pasa es que ya constituye parte de la cultura del poblador peruano, cholo, criollo, mestizo como se quiera llamar… la viveza, la agilidad, la presteza, el ATUQ URIWA, MAWLA, WIWU TUKUQ, TAKA, YARQAY, en fin actitud que se pone de manifiesto con mayor incidencia en este “mes de agosto”; no en vano hemos acuñado ya la popular frase “están haciendo su agosto” para referirse al caos, al desorden, al aprovechamiento, beneficio, lucro y usura que realizan las personas comunes y corrientes.

Hasta las autoridades, los jefes de instituciones, en fin, dizque eso pasará hasta con el nuevo “presidente” de la república, su partido político y sus “ministros primerizos” que ya traslucen siendo unas “joyitas” y que en serio y de verdad ya empezaron a “hacer su agosto”, y aunque digan que no, “yo nunca jamás, pordiocito…” el asunto es más que evidente y precisamente en el mes de agosto; será tal vez que aprovechando el viento de este mes dejan volar su imaginación para aprovecharse de las cosas y circunstancias.

Amén de todo, en este bicentenario de la independencia, nos toca una profunda reflexión acerca del cultivo y fortalecimiento de los valores como la “honestidad”, la honradez, la “integridad”, forjada desde la educación desde el seno de la familia cuya primera escuela influye en nuestros niños, y ahora es momento que se vislumbre en el actual gobierno nacional y sea el ejemplo vivo de la práctica de los valores.

Bueno, en el colofón decimos: ojalá que más bien este mes de agosto sirva para que nuestros niños y niñas hagan volar sus tradicionales cometas multicolores, que el cielo andahuaylino se vista de colores y también sirva para exaltar la creatividad e imaginación positiva de nuestros jóvenes aun soportando el frío y las heladas situaciones políticas, nosotros sigamos dando oda a nuestras tradiciones y costumbres de este mes, y que a los “avivatos” “comodines” y “ aprovechadores” del poder y del dinero se los lleve AGOSTO WAYRA KARU KARUMAN…. Uqalayá chayna kanman.

Tukunapaqtaq kay killapin pachamamata raymichasunchik PACHAMAMA, llapan wawaykikunan napaykuykiku; riqsikuykiku uywawasqaykikumanta, kaqllataq: sumaqta uywakuwayku, hampikuwayku, tukuy mana allinkunamanta amachakuwaykupuni, allin yuyayta qarawaykupuni. ¡PACHAMAMA, RIQSIKUYKIKU, RIQSIKUYKIKU, RIQSIKUYKIKU! QICHWA SIMIYKUTAPAS, QICHWA KAWSAYNIYKUTAPAS WIÑAY WIÑAYPAQ KALLPACHAPUWAYKU! Runa masiykuna llapanniykichiktapas napaykuykichikpunim. Sumaqlla, allinlla, pay, añay.

¿Qué opinas?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

*