Por: Carlos Iván Landa Kerschbaumer

 

El país se encuentra en vías de recibir a un nuevo gobernante que tiene la oportunidad de convencer a todos los peruanos que su gobierno no se radicalizará ni se la emprenderá contra los medios de comunicación que le son incómodos, lo que es una característica de los gobiernos totalitarios, la persecución a medios, es el lastre que identifica a opresores del estado de derecho.

Pedro Castillo, como presidente debe empezar bien su gobierno, no dejar que le calienten la oreja, los políticos tienen que ser tolerantes, y si tienen que aclarar las cosas deben hacerlo, sino queremos ser como los países de regímenes totalitarios, empecemos explicando la línea política del nuevo gobierno, que no debe ser anárquico sino de apertura social; el gobierno debe ser justo.

Las autoridades, no deben levantar el pie en alto, suscribiendo amenazas contra las empresas periodísticas y menos contra los conductores, tampoco elevar documentos intimidatorios a una cartera ministerial para que sancione a quienes en uso de la palabra, apoyados en videos, audios o testimonios, expresan opiniones, tampoco los fiscales deben perder la equidad en sus funciones.

Está claro que una persona que alcanza el poder tras los votos y llega a un sitial democrático, no puede pisar el palito, aconsejado por un asesor, para generar incertidumbre y que se aprovechen otros, sabiendo que una cartera política no es el canal adecuado para callar a los contrarios, la inexperiencia a veces hace caer en insensateces a quienes por primera vez incursionan en política.

Las personas naturales o jurídicas, si ven vulnerados sus derechos por publicaciones inexactas, lo que tienen que hacer es exigir una explicación mediante una carta rectificatoria, en el lugar y hora donde se produjo el exceso, ello está establecido en la ley de medios, lo otro es una querella que se tiene que realizar al personaje que ha trasgredido la ley para así ser sancionado ejemplarmente.

En tiempos de cambio de gobierno, es muy notorio, que las autoridades judiciales o del Ministerio Público, muestren simpatías por el gobernante de turno, actuando generosamente, y tratando de blindar a unos y ser severos con los rivales: “a los amigos hay que tenerles consideración, a los otros aplicarles la ley”, expresa una situación arbitraria y parcializada en que caen autoridades.

Acusando de sedición a periodistas y políticos, lo que se está haciendo es generar las condiciones para iniciar una investigación preliminar, y todos sabemos que esta situación tiene como objetivo una prisión preventiva, los abusos no pueden aceptarse, menos de quienes deben de protegernos, no podemos ingresar a una situación de miedo, que no es otra cosa que aplicar la ley de mordaza.

El nuevo gobierno debe aclarar el tema de la libertad de expresión que empezó a ponerse en entredicho, a partir de un gobierno de izquierda que está por iniciarse, ojalá no vivamos los tiempos de Juan Velasco Alvarado, capturando los medios de comunicación tras su golpe militar, que pasaron a manos del Estado, y sigan los pasos de Chávez, Correa, y demás tiranos conocidos.

¿Qué opinas?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

*