A escasos días de la presentación del Gabinete Bellido (26 de agosto) la percepción del partido Acción Popular, que posee el plus de la presidencia de la mesa directiva, será entregarle el voto de confianza al oficialismo, en procura de ofrecerle el beneficio de la duda, según los voceros de AP será la población la que funja de juez y luego sentencie la actuación de cada uno de los ministros.

La estrategia es no agotar las dos balas que tiene el congreso, ante la posibilidad de una cuestión de confianza, por alguna situación de censura, o una iniciativa planteada desde el ejecutivo y no procesada por el legislativo, lo que dejaría expedita la disolución del congreso, si fuera el caso, algo que no conviene al oficialismo, porque le obligaría a nuevas elecciones que serían negativas.

Empero, habría que establecer si la posición de Acción Popular la comparten las demás bancadas, las que participan de la mesa directiva, y también las que no la integran, en ese aspecto, hay que señalar, que Renovación Popular, es la manzana de la discordia de la derecha, pues actúa en solitario, lo último que se sabe es que seguirá perdiendo miembros de 12, pasó a 9 y quedarían 6.

Lo cierto es que el panorama post elecciones sigue siendo muy tenso, porque existen situaciones que complican el escenario político, como la serie de marchas de protesta que generan bullicios callejeros, unos defendiendo la continuidad del régimen, otros anunciando posturas de vacancia, pero también exigiendo al gobierno tomar acciones respecto al reinicio de las clases presenciales.

En ese marco, algunos de los aciertos de la PCM y del gobierno ha sido designar en la cancillería al diplomático Oscar Maúrtua con pasado toledista, pues integró el Gabinete de Alejandro Toledo en el último tramo de su gobierno, hay que recordar que el presidente Pedro Castillo Terrones fue integrante del partido Perú Posible, y esa situación bien podría haber abonado en su designación.

Empero, el tema político, parece haber abierto fisuras en la relación entre el gobierno y “Perú Libre”, que parece quebrado, Vladimir Cerrón sigue hablando y protestando por las decisiones del presidente Pedro Castillo, al secretario general y al congresista Bermejo les parece equivocada la presencia de Oscar Maúrtua en la cartera de Relaciones Exteriores, prefieren un personaje radical.

Pero quien no se ha quedado callado es el premier Guido Bellido Ugarte, quien ha dicho que las decisiones políticas las toma el gobierno, y lo que diga el señor Vladimir Cerrón es personal, “se respeta pero no se comparte” de igual modo se pronunció el ministro de Justicia y DD.HH. Aníbal Torres, al decir, “no podemos evitar que Vladimir Cerrón comente, tiene la libertad para hacerlo”.

En ese contexto, Pedro Castillo Terrones, empieza a tomar posición del cargo, recordando que el mandatario es él y no el secretario general de “Perú Libre”, aunque Cerrón le llame golpista por sus decisiones democráticas, para desmarcarse del acoso del médico procubano, los congresistas maestros están organizando un partido político para otorgarle fortaleza política al mandatario.

¿Qué opinas?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

*