POR: Carlos Iván Landa Kerschbaumer

El proceso electoral no tiene cuándo concluir, pues se indica, la presentación de una acción de amparo ante el Tribunal Constitucional, a cargo de los abogados de “Fuerza Popular” que siguen con la espina clavada, porque piensan que se ha actuado con injusticia en el tema de resultados, con esto buscan evitar la proclamación de Pedro Castillo como nuevo presidente de la república.

Este escenario ocurre, en circunstancias que el Jurado Nacional de Elecciones (JNE) se apresta a cumplir con el mandato constitucional que ordena que cada cinco años se realice la investidura del nuevo jefe de Estado, pero esta vez, como se han presentado los hechos, se nota enrarecido el panorama; en tanto, se asegura, que el JNE ya habría concluido su tarea, resolviendo lo pendiente.

Los más optimistas indican que dentro de una semana habría “humo blanco”, habida cuenta que el cuarto miembro logró entender que debería resolver las cerca de 50 actas que tenía en su poder para luego entregarse los resultados oficiales, pero esto no parece desconcentrar al fujimorismo, tampoco a los partidos que se encuentran en su entorno, para ellos el proceso no está cerrado.

Es obvio que los tenaces perdedores continuarán con sus peroratas con discursos de indignidad rebeldes contra lo que ha pasado en el proceso electoral, seguirán insistiendo en que ha habido suplantaciones de electores y firmas adulteradas, pero ante la falta de pruebas sus demandas han caído en saco roto, las “falsificaciones” han tenido como respuesta la incapacidad para resolver.

El Jurado Nacional de Elecciones (JNE) “no se ha hecho paltas” y las denuncias que no están a su alcance, las ha reportado a la Fiscalía de la Nación, como si se tratara de un delito común previsto por la justicia como una penalidad y no como un asunto electoral, un clásico “lavado de manos, un tema que disgusta a la oposición a Castillo y “Perú Libre” y no le interesa a los jueces electorales.

Pero todavía hay más, los perdedores de acuerdo con su asesoría legal, expertos en constitución viene efectuando un contraataque contra el JNE preparando su defensa en el ámbito judicial para lo cual se anuncian disputas legales en la vía legal, más allá de la proclamación de Pedro Castillo Terrones como presidente de la república, lo que quiere decir que no desmayarán en sus intentos.

En desventaja por efectos reglamentarios, el Fujimorismo y sus aliados, tienen claro que harán lo imposible para llevar el tema al escenario congresal, donde existen voces contrarias a José Pedro Castillo Terrones y “Perú Libre” por la humillación de haberlos sacado del cuadro; la nueva estrategia sería vacar al nuevo inquilino de Palacio de Gobierno, antes de que cumpla doce meses.

Como colofón decir, que el 28 de julio no se verá un panorama distinto a lo ya ocurrido con el expresidente Merino de Lama (AP) quien mientras juramentaba, los manifestantes convocados para hacerle bullying, lanzaban gritas desde la calle para desacreditarlo, haciendo breve su gobierno, de apenas una semana y atacando su domicilio con escarnios y obligándolo a renunciar.

¿Qué opinas?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

*