22 junio, 2024

El caso se dio en el 2017 en Abancay

Una niña de 13 años quedó embarazada por su propio padre en 2017 en Abancay, por lo que pidió no continuar en estado de gestación, sin embargo, los médicos rechazaron su pedido. La ONU señala que la menor fue víctima de discriminación.

El Comité de los Derechos del Niño de Naciones Unidas manifestó este martes que las autoridades de Perú vulneraron los derechos a la salud y la vida de una niña víctima de violación al no proporcionarle información ni acceso al aborto legal y seguro.

La menor de 13 años fue violada por su padre desde los nueve. Por ello, presentó su caso con ayuda de una ONG ante el Comité de los Derechos del Niño. Ella se quedó embarazada en 2017 y desde su primera consulta en un hospital de Abancay, región Apurímac, e hizo constar en reiteradas ocasiones que no quería continuar con el embarazo, pero no recibió información sobre las alternativas disponibles.

La víctima inició los trámites para acceder al aborto terapéutico conforme a la legislación nacional. Asimismo, presentó una solicitud de interrupción voluntaria del embarazo ante la fiscal encargada de la investigación penal por violación para que le asignaran un centro de salud en el que pudieran valorar su caso. Sin embargo, no obtuvo respuesta ni del hospital ni de las autoridades judiciales.

El Comité de la ONU informó que el personal médico presionó a la niña para que continuara con el embarazo, llegando a presentarse en su casa con la Policía cuando esta no acudía a los controles prenatales para los que le deban cita. Tras un aborto natural, la menor fue acusada y condenada por autoaborto, aunque sin pruebas.

El Comité de los Derechos del Niño considera que la joven ha sido “objeto de discriminación por motivos de edad, género, origen étnico y condición social”. Asimismo, entiende que la falta de información sobre los servicios de interrupción voluntaria del embarazo la expusieron a “un riesgo real, personal y previsible para su vida y su salud”.

“Estoy consternada por el modo en que las autoridades nacionales han tratado a una niña de 13 años víctima de violación e incesto”, ha expresado la presidenta del mencionado Comité, Ann Skelton.

El Comité ha subrayado que, lejos de ser protegida por su “extrema vulnerabilidad”, la niña fue “revictimizada y acosada por las autoridades sanitarias, policiales y judiciales”.

EL ABORTO EN EL PERÚ

Aunque en Perú solo se permite el aborto en caso de riesgo grave y permanente para la salud de la madre o para su vida, el Comité de los Derechos del Niño entiende que “la falta de acceso a un aborto seguro constituye en sí un trato diferenciado en base al género” que ha privado a la niña de “un servicio esencial para su salud, castigándola por no cumplir los estereotipos de género sobre su función reproductiva”.

El caso ha llevado al Comité a pedir a Perú que despenalice el aborto en todos los casos de embarazo infantil, que garantizara el acceso de las niñas embarazadas a servicios de aborto seguro y atención postaborto, sobre todo en casos riesgo para la vida y la salud de la madre, incesto o violación. También han solicitado que se modifique la normativa que regula el acceso al aborto terapéutico para prever su aplicación específica a las niñas.

About The Author

¿Qué opinas?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *