Iniciaron travesía en busca de un destino con estabilidad económica para sus familias

Los populares chamos viajaron para cambiar, no dé lugar, sino de ideas y es así como iniciaron su travesía en busca de un destino con estabilidad económica para sus familias, y llegaron al Perú. Encontraron estabilidad, pero a costa de la discriminación y xenofobia por parte de sus hermanos peruanos.

¿CÓMO PASÓ TODO ESTO?

Recordemos que Venezuela tuvo una época feliz entre los años 50 y 80, era el cuarto país más rico del mundo, esto era por el tamaño de su Producto Interno Bruto. Este país en algún momento fue considerado “el sueño americano del sur”, además era envidiado por sus vecinos latinoamericanos, porque era dos veces más rico que Chile, cuatro veces más rico que Japón y 12 veces más rico que China. En esas épocas sus habitantes disfrutaban de las riquezas y opulencias.

Los residentes de este país tan típico, eran los números 1 en beber el Whisky, por lo cual la BBC, la llamó “La Venezuela Saudita o “el millonario de américa” apelativos que tuvo por su economía y estabilidad de su antaño, ya que esta provenía principalmente por el dinero del petróleo y las minerales, además este país tenía altos y modernos edificios que escoltaban muy bien las carreteras que pregonaban ante el mundo.

En 1982, Venezuela seguía gozando de la economía más rica de América Latina. El país utilizó su vasta riqueza petrolera para pagar programas sociales, incluyendo servicios de salud, educación, transporte y subsidios alimenticios. Los trabajadores en Venezuela estaban entre los mejor asalariados en la región.

EL INICIO DE LA CRISIS

Luego de vivir en la opulencia y de gozar una economía envidiable en Latinoamérica durante en la década de los 40, 50 Venezuela entra en conflictos diplomáticos con los Estados Unidos.

El año de 1963 durante la administración del presidente Lyndom B. Johnson deja de lado los tratados de venta del crudo (petróleo) venezolano y modifica los tratados que en gobiernos anteriores ya habían sido resueltas, teniendo respuesta del presidente de Venezuela Raúl Leoni quien convoca a una reunión que no logra tener frutos a favor de Venezuela, por el contrario este pierde más beneficios en su venta de petróleo a comparación de otros países como Canadá y México que también abastecen de crudo a los E.E.U.U.

La economía se mantiene estable hasta el año 98, fecha que Hugo Chávez asume el poder gracias a su política de asistencialismo que propone al país, el entonces presidente Chávez quien gobierna hasta el 2013, adoptó el modelo prometido: programas de construcción de vivienda, aumento de las pensiones de los ancianos y acceso a la atención primaria de salud, fueron los proyectos que se aplicaron en mayor escala pero que en un futuro no se pudieron mantener.

Sumado a esto un empeoramiento de los lazos bilaterales entre los países mencionados cada vez se socavan más en una crisis que se agudiza. Crisis que se ve reflejada desde los años 2013 con la muerte de Chávez y la entrada al poder por parte de maduro.

Daniel Rey, economista de la Universidad de los Andes y analista económico experto en finanzas internacionales expresa al diario El Tiempo: “Chávez empezó a utilizar toda la renta petrolera para entregarle recursos a la gente necesitada; aunque parece deseable, esto no es sostenible en el tiempo, pues el Estado se fue quedando sin fondos”

Del mismo modo, David Vergara, inmigrante venezolano en el Perú, señala que la crisis de su país se da a causa de los gringos esto aludiendo a E.E.U.U.

LLEGADA A PERÚ

En los últimos 7 años en Latinoamérica se vio una masiva migración venezolana y a causa de ello Perú es uno de los países con más inmigrantes, siendo Brasil la menos afectada por este movimiento de masa poblacional que según estudios de la OEA sería por el tipo de idioma ya que si hablamos de su economía Brasil es un buen atractivo.

Perú es una sociedad con una economía neoliberal capitalista, y gracias a esto su economía es la 2da más estable de Sudamérica, justamente esto fue un atractivo para que muchos venezolanos vengan al país inca más no al carioca.

Actualmente a mayo del 2021 hay 785.929 venezolanos que han sido registrados por la Superintendencia Nacional de Migraciones de Perú, y de acuerdo con el último reporte que se ha hecho serían 1,200.000 venezolanos entre legales e ilegales. David Vergara de 56 años es uno de los tantos migrantes legales y cuenta que el día que decidió salir de Venezuela fue debido a que las oportunidades en su país habían terminado, es por ello que tenía que dejar su natal porque la miseria y pobreza no cesaban, además si el no generaba dinero de cualquier forma, sus hijos y esposa no comían, es por eso que vio como punto de llegada el Perú.

David se enrumba el mes de febrero del 2018 desde su ciudad natal Caracas a la ciudad de Tumbes para luego dirigirse a Ayacucho a donde llegó el 24 de febrero del mismo año inmediatamente buscó integrarse al mundo laboral y social, pero recibió desprecio y discriminación por parte de los ciudadanos ayacuchanos. Cuenta David que en su corta estancia de 2 semanas no encontró trabajo por el mismo hecho que hasta ese entonces algunos malos elementos de su país ya habían teñido la característica de trabajo que tienen ellos. Por recomendación de amigos migrantes sumado la falta de trabajo y el clima que eran poco adaptables a él, hace que se dirija a Llochegua, un caserío a 6 horas de la capital Ayacucho. Así como David Vergara muchas historias nos sorprenden de los migrantes venezolanos, Francis De Vergara narra el cambio de 360 grados que tiene su vida en Llochegua, pasaron de la comodidad de un departamento en caracas a una humilde morada que ellos lo llaman La vecindad del chavo asentamiento donde viven puro venezolanos, aquí aprendieron que el compartir y la unión los hace más fuertes. Francis dice: “A pesar de la indiferencia que uno puede tener con los suyos en nuestra propia alcaldía en otro país aprendes a estar con ellos porque es la única familia que tienes”. Esta nueva familia que ellos comparten festejan, los cumpleaños juntos y se recrean en el patio jugando al vóley.

LA XENOFOBIA Y EL KARMA EN SU MÁXIMA EXPRESIÓN

Según una encuesta del Instituto de Estudios Peruanos (IEP) realizada el año pasado el 73% de los peruanos consultados está en desacuerdo con la migración venezolana, sobre todo por motivos económicos y laborales. Con esta anticipación es obvia el trato de los nacionales hacia los hermanos venezolanos, en Ayacucho- Llochegua las muestras de discriminación hacia ellos es discreta e indirecta. Esto lo corrobora un reciente estudio de Acnur (la agencia de la ONU para los refugiados) nos dice que el 62% de los venezolanos entrevistados en Perú-Ayacucho dijeron haber sentido discriminación en mayoría de los casos en lugares públicos, pero también en privados.

Karina Jiménez de 23 años es natural de Caracas, pero se encuentra en Ayacucho-Llochegua desde hace 2 años, ella testifica, “Te miran y te dicen que deberías volver a tu propio país” “Dicen: ‘¿Qué haces aquí? No necesitamos más venezolanos aquí. Estamos llenos”. Hipotéticamente ella en Venezuela expresaba lo mismo que algunos ayacuchanos de a pie suelen decir. A sus 14 años y cuando aún Venezuela tenía estabilidad económica nos dice ella que tuvo su primera experiencia de xenofobia hacia migrantes peruanos y ecuatorianos.

ADAPTACIÓN A LAS NUEVAS COSTUMBRES

El Perú es uno de los países más variados del mundo. Un país multicultural, lleno de tradiciones, cuenta con una laureada gastronomía y vastas reservas naturales. En su vasto territorio, de más de 1.2 millones de km², abarca tres regiones: Costa, Sierra y Selva. El español es el idioma oficial del Perú. Sin embargo, en el país se hablan 47 lenguas nativas, incluyendo el quechua y el aymara. A muchos venezolanos les costó adaptarse a esta nueva vida, Ariani Peña dice que a un inicio no le gustaba la comida peruana ya que era muy salado para su paladar, por otro lado su dialecto peruano era pobre por lo que algunas palabras le causaban confusión; cuando trabajaba de moza, mencionó la palabra “arrecho” delante de todos los comensales llamando la atención en todos estos, Ariani no entendía por qué todos voltearon a verla hasta que el dueño le explicó que la palabra que mencionó refiere al furor sexual, ante esto Peña pidió disculpas en voz alta y explico que el significado de esta palabra en su país refiere al termino molesta o aburrida, según en el contexto en el que se hable. Ahora, la Srta. Parra está en un proceso adaptativo al lenguaje subestándar popular.

Según el investigador Castro Solano, La adaptación cultural tiene tres dimensiones: apertura a experiencias nuevas (flexibilidad y apertura a experiencias novedosas); autonomía e independencia (fuerte sentimiento de quienes son, hacia dónde van, cuáles son sus valores y sus proyectos); y aceptación de la diversidad (aceptación de patrones culturales diversos, el contacto con minorías raciales, étnicas, religiosas y personas de otros países). Nos dice que, en el proceso de adaptación cultural, el migrante posee una serie de ventajas, beneficios y oportunidades, pero también posee un conjunto de dificultades, tensiones, y de situaciones de esfuerzo que podrían generar estrés ya que pasa por momentos emocionales y afectivos sensibles, pudiendo estar en riesgo su salud mental. Para ello la resiliencia es la capacidad de una persona a adaptarse y asumir flexibilidad en situaciones límite, para sobreponerse a ellas también es un constructo que abarca todos los aspectos de la vida de la persona. La evaluación de las competencias culturales de los líderes mediante el inventario de Adaptación cultural. Revista Anales de psicología, 27(2), 18 507-517.

DELINCUENCIA Y SICARIATOS

En los últimos años Perú se vio inmerso en la delincuencia, pero esto se dio aún más con la llegada de los venezolanos quienes tomaron nuestro país como algo suyo, matan sin escrúpulos, les das la mano y se suben hasta el codo. En Ayacucho, luego del terrorismo de los años 80 y 90, los índices de delincuencia y el sicariato eran mínimas esto hasta hace 2 años atrás, donde la inseguridad en las calles estadísticamente se elevaron considerablemente, Luis Jiménez un venezolano recién llegado a Perú nos habla de sus compatriotas y menciona que los malos elementos de su país deberían desaparecer si es posible, porque son una escoria, manifiesta: “Es como si tuvieras una garrapata en tu casa, algo que te haga un mal” además él se siente mal porque por culpa de unos cuantos venezolanos todos son incluidos en el mismo saco, es como decir que Dios nos castiga a todos por lo que hace una persona.

En la capital ayacuchana INFOBAE señala que según estudio la percepción negativa de la inmigración venezolana sufrió un importante incremento en los últimos meses, al pasar de un 43 % registrado en febrero del año pasado al 67 % en abril último, esta cifra se ve reflejada por el aumento de robos, asesinatos y peleas a mano armada entre algunos de los mismo migrantes del país norteño.

Casos como el asesinato del barbero Edwar Ramírez Sulca conocido por muchos como “Enko” crea más distanciamiento de la población ayacuchana a los venezolanos, respecto a este caso se sabe que Jhonny José Muñoz, más conocido como “Mopi”, era la persona quien descendió del vehículo menor e ingresó al “Barber Shop Godbless”, y a sangre fría acribilló de un balazo en la cabeza a “Enko”. Lo mismo hizo con Juan Carlos Salas Rosales, un cliente venezolano que estaba realizándose un corte en la barbería.

En cuanto al empresario “Enko”, se supo que tuvieron que matarlo, para que no exista ningún testigo del hecho y borrar todo tipo de evidencia que pudiera dar con ellos, pero lo que nunca se imaginaron los delincuentes es que por esta zona se tenían instaladas cámaras de seguridad; además, de existir otros testigos.

El domingo 11 de abril tras conocer estos casos en la capital de la región, las autoridades del distrito de Llochegua, tomaron acciones inmediatas, la más alborotada fue que todos los venezolanos fueron reunidos frente a la municipalidad e informados sobre un empadronamiento en la cual un peruano tenía que darle el aval de estar en la zona, sin duda un acto de discriminación o xenofobia por parte de las autoridades, pero, ¿fue necesario esto? organizaciones como la OEA y ONU condenan este tipo de actos, sin embargo el sentir y la preocupación de los pobladores, sumado al rápido ascenso de la delincuencia en el lugar hizo que las autoridades locales tomen dichas acciones, que si bien cierto son cuestionadas también son entendidas por los municipios aledaños.

LLOCHEGUA LES DIO LA MANO

Lamentablemente algunos malos elementos del distrito comenzaron a entrar a las casas y robar sin descaro alguno. Casos como la de Marta Huamaní una negociante del rubro de ropas en el centro de la ciudad, que sufrió el hurto de 15 mil soles por parte de su ayudante del país Vinotinto, en este mismo rumbo, pero más delicado se encuentra la señora Eva Calle; a quien su personal de confianza le sustrajo alrededor de 70 mil soles con lo que huyó de la zona y/o tal vez del Perú, sin duda casos como por ejemplo estos 2 hacen que cada vez la confianza en empleados de este país sea menos fiable.

NO FRACASÉ. SÓLO ENCONTRÉ MIL FORMAS DE SER MI PROPIO JEFE

Muchos venezolanos llegados al Perú emprendieron su propio negocio debido a que no consiguieron un trabajo. Uno de esos casos es de la Sra. Francys quien al no tener la oportunidad de trabajar en alguna tienda por la misma causa ya antes mencionadas tuvo como opción vender arepas y empanadas en un triciclo. Un dato curioso es que mayormente los que consumen sus comidas son sus propios compatriotas, pero hay algunas personas de Perú que también les encanta su empanada y tienden a comprarle, por otra parte, Chapi, un joven venezolano puso su negocio de barbería y es uno de los mejores barberos dentro del distrito.

“Sueño que a un tiempo no muy lejano toda esta crisis pasara” dijo Rosa María, al igual que ella muchos venezolanos piensan de la misma forma.

Son venezolanos por nacimiento, pero migrantes por derecho, los peruanos no sabemos el horizonte que nos espera por eso seamos empáticos, hoy es por ellos, mañana puede ser por nosotros. (Fte: Espectador Ayac.)

¿Qué opinas?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

*