23 julio, 2024

Carlos Iván Landa Kerschbaumer

Hacer borrón y cuenta nueva significa olvidar deudas, errores cometidos por otras personas, a través de ello la presidenta Dina Baluarte Zegarra, leyó que su gobierno debía de dejar atrás todo lo precedido por Pedro Castillo Terrones y su equipo de impresentables que confiscaron al país cometiendo una serie de delitos, incluido la orden de cierre del congreso que lo enviaron a prisión.

Pese a ello, la mandataria que asumió la primera magistratura de la nación por efectos de la sucesión política que establece la constitución del Perú, no ha realizado el deslinde que permita a la población conocer en que ideología se sostiene su mandato, el de Perú Libre, con que llegó a palacio o el de centro derecha, derecha popular o extrema, protagonizada por diversas bancadas.

Con una simple declaratoria de que el gobierno de Dina Boluarte, no se asemeja al de Pedro Castillo, respecto a los ilícitos demostrados a lo largo de las investigaciones, los ministros de la autoridad nacida en Chalhuanca- Apurímac, tratan de ponerla a buen recaudo, sobre todo, luego de las denuncias contra su hermano Nicanor Boluarte implicado en captar los recursos del Estado.

“Es mi hermano pero no sé nada” ha señalado la mandataria, cada vez que a este se le involucra en un supuesto tráfico de influencias para favorecer a una autoridad política local del interior del país, y otra vez la jefa del estado aparece con su pregón que no convence a nadie, “mi hermano no participa del Estado” estos errores y otras situaciones más influyen para desprestigiar a Boluarte.

Empero Dina Baluarte parece no estar enterado de todo lo que gira a su alrededor, por lo cual es cuestionada insistentemente, por dejar al gobierno en piloto automático y despachar desde una cabina de internet en pleno vuelo o desde una oficina del exterior del país, es decir a distancia, sin haberse instituido una real reforma, lo cual ha merecido denuncias ante el tribunal constitucional.

Recién la presidenta de la república acaba de salir de un escándalo sin precedentes, en sus viajes a Roma y Estados Unidos donde fue desairada por el Papa Francisco y el presidente Joe Biden donde no logró desarrollar los diálogos bilaterales, que se esperaba, por el contrario solo un paseo de la mano de ambos mandatarios, por cual, ante tal falacia, se provocó una realcrisis de la diplomacia.

Está claro que la presidenta Dina Boluarte Zegarra no preparó su tarea en su visita con ambos personajes, jamás formó parte de una agenda oficial, lo que sí lo hicieron mandatarios de otros países como Boric y Petro, por lo cual la sensación que dejó la presidenta fue de un falso anuncio, tras ello Boluarte volvió a Estados Unidos para recibir el encargo de Apec y esta vez si la acertó.

Dina Boluarte apareció en la foto oficial como la única presidente mujer en asistir, dejando un mal mensaje a quienes postulan por la cuota de género, fue aplaudida por eso, pero al regresar fue nuevamente cuestionada, se le acusa de pretender obtener una gran suma de dinero del Reniec por incumplirse la canasta navideña del 2020, cuando era candidata al congreso y por la plancha.

About The Author

¿Qué opinas?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *