Polvaredas y desorden vehicular no dejan vivir tranquilamente

A paso de tortuga avanza la obra del asfaltado de la carretera del sector Ramal del distrito de Pacucha (Andahuaylas), sin embargo, a pesar del mal estado que se encuentra la pista fruto de los retrasos, el alcalde local, Hainor Navarro, brilla por su ausencia.
Expresión fue al lugar de los hechos y escuchó a los vecinos de dicho sector, quienes se encuentran hartos de los inconvenientes que ha generado la constructora que ejecuta la obra, estuvo paralizada varios años y al parecer tiene los plazos vencidos.
Según los moradores, los trabajos fueron reanudados luego de haber estado paralizada, no obstante, la obra se viene ejecutando lentamente y de forma negligente, toda vez que el tramo de pista se encuentra llena de tierra, lo que genera polvaredas y barro cuando llueve.
Esta incomoda realidad también es la que viven a diario los transportistas, pues tienen que soportar el desorden vehicular que genera los trabajos de asfaltado que nunca terminan, situación que afecta indirectamente a los cientos de turistas que llegan a conocer los atractivos de la zona.
¿ENCUBRIDORA?
Sin embargo, ni el alcalde Navarro, ni el concejo municipal, mueven un dedo para acelerar la obra y cortar este problema de raíz, es más, se hacen de la vista gorda y no hacen valer el principio de autoridad, puesto que la constructora se encontraría incumpliendo los plazos y otros puntos del contrato, mencionaron los vecinos. Trascendió que la constructora, procedente del norte del país, no ha sido pasivo de penalidades por el descarado retraso de su ejecución, mucho menos rinde cuentas al municipio, estos indicios nos hacen sospechar que nuestras autoridades estarían encubriendo estás malas artes que causan una millonaria pérdida al Estado. (Oswaldo T. Paredes M.)

¿Qué opinas?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

*