El “Muhu kutichiy”, es el camino de retorno de las semillas

En la cuenca Chicha, se recuperaron 33 productos nativos de extinción permanente gracias al trabajo conjunto entre la Municipalidad Provincial de Andahuaylas, liderada por el alcalde Adler Malpartida Tello, y el Ministerio del Ambiente (MINAM). La actividad “Muhu kutichiy”, (El camino de retorno de las semillas al campo), del proyecto Agro-biodiversidad se desarrolló en el distrito de Huayana, donde se expusieron un promedio de 500 cultivos con genética nativa. Gracias a este proceso de recuperación de cultivos, la cuenca Chicha es considerada como la primera y más grande reserva agroecológica del país.

El “Muhu kutichiy”, es el camino de retorno de las semillas, que se realiza mediante los mecanismos tradicionales como el trueque, el Ayni y Minka, que aseguran la sostenibilidad de los sistemas alimentarios tradicionales, y la provisión de recursos genéticos desde Apurímac, para el resto del país y el mundo. Es decir, muchos cultivos como; papa, olluco, maíz, quinua y kiwicha, entre otros cultivos, se vienen recuperando mediante donación y recambio de semillas entre los agricultores de todo el país. La Cuenca del rio Chicha, conformado por los distritos de Huayana, Chaccrampa, Chiara y Tumay huaraca, vienen trabajando arduamente en el cultivo, conservación y colocación a los mercados nacionales como internacionales con el apoyo de la Municipalidad de Andahuaylas y el MINAM.

En esta misión de rescate agroecológico, la Municipalidad de Andahuaylas ha creado una página web especializada para venta y promoción de los productos netamente nativos cultivados en el valle Chicha. Asimismo, se entregaron 90 certificados de reconocimiento a los hermanos que cultivan granos, tubérculos y frutos como un reconocimiento a su ardua labor en la chacra.

El primer regidor Marcial Ortega Cárdenas, en representación del alcalde Adler Malpartida Tello, fue el encargado de entregar los certificados y los reconocimientos a los agricultores. “Qankuna kay llaqtapi tarpuchkankichi ñaupaq kausaykunata. Chayqa wayqiykuna allinmi, sumaqmi. Yanapamuchkaykichim Andahuaylas municiopiumanta”, afirmó el regidor. También, el MINAM realizó una ceremonia de reconocimiento a las 85 familias de agricultores del bicentenario de la región Apurímac, que representaron a 10 comunidades campesinas de los distritos de Huayana, Chaccrampa, Chiara y Tumayhuaraca, quienes recibieron retribuciones.

De los 33 cultivos (variedades nativas de la cuenca del río Chicha) en riesgo de perderse son: 7 cultivos de los cuales 5 son de maíz, 10 de papa, 4 de oca, 4 de olluco, 4 mashua, 3 de quinua y 3 de kiwicha. En retribución por su labor conservacionista, estos agricultores campesinos recibieron bienes de uso agropecuario como herramientas agrícolas (chaquitacllas, azadones, zapapicos, mangueras de riego, mochilas pulverizadoras, carretillas y calaminas, entre otros equipos).

El director general de Diversidad Biológica del Minam, José Álvarez, dio palabras de reconocimiento a los agricultores presentes en la ceremonia que se desarrolló en el distrito de Huayana, por conservar los cultivos en riesgo de perderse. Afirmó que el Perú es uno de los pocos países que conserva estos “riquísimos tesoros” que ayudarán al mundo a combatir el cambio climático y agradeció a todos los agricultores, “peruanos modelo”, que trabajan por el futuro, con base a valores y creencias tradicionales, “un patrimonio tan valioso como el arqueológico”, culminó.

En el evento, junto con representantes de las familias conservacionistas, también participaron: Moisés Torre, alcalde distrital de Huayana; Alcides Poccorpachi, el alcalde distrital de Chiara; Richard Silvera, alcalde distrital de Tumay huaraca; Eusebio Vásquez, presidente de la Asociación Nacional de Productores Ecológicos – ANPE, y el coordinador Nacional del Proyecto GEF-Agrobiodiversidad–SIPAM, César Sotomayor; además, estuvo de manera virtual Marleny Ramírez de Bioversity International y Mariana Escobar de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, FAO.

La ceremonia de retribución estuvo adornada por eventos interculturales como el pasacalle, danzas y ceremonias de agradecimiento a la pachamama que mostraron la cosmovisión andina y toda su riqueza cultural.

DATOS:

Los principales actores de la conservación de la diversidad son las familias de agricultores tradicionales; sin embargo, requieren políticas públicas de incentivos e intervenciones apropiadas, articuladas e integrales, para conservar las prácticas tradicionales que garantizan la conservación de la agrobiodiversidad.

Mediante la iniciativa ReSCA (Retribuciones por el Servicio de Conservación de la Agrobiodiversidad) el Estado contribuye a poner en valor los saberes y prácticas ancestrales que contribuyen a la conservación de la agrobiodiversidad, patrimonio genético de la Nación.

¿Qué opinas?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

*