Apurímac aún no sale de la crítica situación de salud por la pandemia del nuevo coronavirus

Cuando todo parecía un cierto descenso en los últimos días sobre el números de fallecidos, en las últimas 24 horas el sector salud reportó la muerte de 11 personas a consecuencia de la neumonía que origina el Sars-Cov2 y es que lamentablemente el déficit de camas UCI hace que varios pacientes fallezcan a la espera de estos equipos.
En los hospitales de Abancay, tanto en el Guillermo Díaz de la Vega y EsSalud, el drama es el mismo para los enfermos críticos por el COVID-19, porque encontrar una cama UCI vacía es más que imposible y muchos aun no entienden este difícil momento.
Las camas UCI son la última esperanza que todo paciente en estado crítico espera y es que, si llegan a fallar sus pulmones, no permitiendo la adecuada oxigenación, la cama UCI contempla desde monitores que evalúan el ritmo del corazón, la respiración, la presión sanguínea y la saturación de oxígeno. Con la ayuda de un ventilador mecánico que complemente a las UCI se facilita la respiración usando presión para enviar aire, o una mezcla de gases, hacia los pulmones.
Si bien bajaron levemente los contagios, solo ayer se detectaron 184 nuevos casos confirmados de COVID-19, pero el rango de pacientes continua siendo alto, actualmente Apurímac cuenta con 13 mil 687 pacientes con el virus activo y estamos cerca de llegar a las 900 víctimas.
A pesar del proceso de vacunación, la población vacunada con la primera dosis aún debe guardar los protocolos de bioseguridad porque la inmunidad actúa 15 días después de la segunda dosis, por lo tanto muchas personas de la tercera edad, aún continúan en riesgo. (P)

¿Qué opinas?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

*