14 julio, 2024

Cuando por primera vez, escuchamos el término “ideología de género”, pensábamos, que se trataba de un tema relacionado a la mujer; y esto pasa, porque cada vez que alguien se refiere al sexo femenino; utilizan la expresión “género”, lo que ha venido ocurriendo permanentemente, durante los procesos electorales; donde se requiere de “cuota de género” para elaborar las listas.

Pero si a esta expresión se le antepone el término “ideología”, estamos hablando de una corriente de pensamiento; una tendencia; o una doctrina; y si pretendemos esbozar alguna interpretación; estaríamos hablando de tendencias sexuales, y esto es lo que se proyecta explicar a los educandos, en el proceso de asimilar los comportamientos humanos, en una sociedad discriminatoria y fóbica.

Si bien, el estudio, de los fenómenos humanos, corresponde a la ciencia de la psicología, por sentido común; no hay nada más irreverente, que a alguien le digan que existen algunos seres humanos, que no son hombres ni mujeres; que pertenecen a un tercer sexo, aunque su fisonomía pueda ser de un hombre o de una mujer; o tener de los dos; como si se tratara de un andrógino.

Más allá de este análisis; nadie se ha puesto a pensar, respecto a la causas de los desviamientos sexuales; si se nace hombre o mujer, o si en esa apariencia sexual se engendra un ser distinto, que va tomando forma, conforme va reconociendo sus tendencias sexuales; y sus apetencias; empero, aún dentro de esta situación, se encuentran diferencias sustanciales, sean físicas u hormonales.

Existen una serie de aspectos, que hacen la diferencia, y generan actitudes repulsivas a unos respecto a otros; tras su accionar en la sociedad, sea por la forma de hablar, o conducirse; como el amaneramiento; o las degeneraciones que trasmutan a un ser supuestamente normal en un transgénero; transexual; homosexual; bisexual; una serie de mutaciones; que causan homofobias.

Una persona homosexual, a veces no es advertida dentro de la sociedad; generalmente, se auto descubre; cuando entiende su incomodidad en el quehacer cotidiano; en busca de generarse una identidad; que popularmente se conoce como salir del closet; así, personajes de la farándula; de la literatura; la economía, la empresa, se han dado a conocer con tendencias sexuales impensadas.

En una sociedad como la nuestra, de patrones conservadores, religiosos y morales, es muy difícil asimilar una relación homosexual, que requiere de sociedades liberales, no porque algunos adopten una opción sexual diferente; sino a causa que esa tendencia resulta anormal, además el comportamiento de algunos generan repulsión; puesto que nuestra naturaleza exige moralidad.

No se concibe, que alguien oficialice una relación matrimonial contranatural, cuando los códigos cristianos, y morales promueven la institución de la familia y la procreación de hijos, de ahí, que la ideología de género; es por ahora perjudicial y maligna; si se quiere amar a alguien y viceversa, tiene que hacerse dentro de un contexto moral, y esto se logra con la unión de seres normales.

About The Author

¿Qué opinas?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *