13 junio, 2024

En estas épocas, las precipitaciones pluviales, acompañadas de rayos y truenos, son frecuentes y casi normales, y con esto ha sabido convivir el poblador andino; cuando se ilumina el cielo; es un anuncio de que se va a desencadenar una tormenta; pero para lo que es una costumbre en zonas de la sierra; es todo un suceso en ciudades como la capital del país, donde casi no existen lluvias.

Empero, en las últimas horas; la caída de huaycos, con lodo y piedras en localidades como Santa Eulalia (Chosica); ha producido un caos de grandes consecuencias; porque aunque el fenómeno no es nuevo; pocos están preparados para asumirlo; en poco tiempo las inundaciones han hecho presa de la población; pues se habla de cien viviendas afectadas, y muchas gentes damnificadas.

Una vecina de ese sector del país, entrevistada por una emisora radial, señaló que era testigo de varios huaycos a lo largo de su vida; en efecto; siendo un lugar cálido en ciertas épocas; por lo cual mucha gente acude a cambiar de ambiente, y disfrutar de juegos recreativos con sus hijos; o visitar recreos; también suele ser muy frío, en zonas como Matucana o Huarochirí; por la altura.

Las lluvias acompañadas por deslizamientos de tierra son muy peligrosas, en la sierra, por ejemplo, ya cobró la vida de varias personas; es por esto, que se debe tener cuidado cuando se viaja por carreteras, en épocas de precipitaciones, se tiene que tener cuidado, y protegerse; dos aludes de tierra, enterraron en vida a dos ingenieros, quienes no tomaron los recaudos necesarios.

Los primeros años que residimos a Andahuaylas; nos decían algunas personas con quienes teníamos amistad; “no tenga miedo con los rayos”; la verdad que fue impresionante, escuchar truenos y ver iluminadas las lunas de una institución, donde se realizaban cursos de computación; pero si en la ciudad no ha caído ningún rayo; daba la impresión que esto podría ocurrir alguna vez.

Pero, si esto no pasa en la ciudad, porque está protegida con pararrayos; en lugares de pastoreo, la gente sufre los embates de la naturaleza; sobre todo en lugares de gran altitud; por ello no es extraño que se diga; que algunas personas fallecieron mientras pastaban su ganado, porque un rayo los fulminó; la naturaleza es así; cuando aparece lo hace con fuerza y arrasa lo que encuentra.

Cuando vivíamos en Lima; solo sufríamos en las épocas de invierno; porque más allá del frío intenso, este es acompañado por la humedad, que es muchos más terrible, y causa estragos en la salud de las personas; los que más la sufren son aquellos que radican en los balnearios; las lluvias de esas épocas; solo eran garúas; de chicos, nos guarecíamos utilizando casacas impermeables.

En Andahuaylas, soportamos a pie lluvias torrenciales; que siempre causan daño a las viviendas que no están protegidas; pero lo que nos hace renegar es la falta de previsión, cuando se transita por las calles, y las pistas se convierten en ríos, y los aleros, prácticamente no existen; volviendo al tema de los deslizamientos; urge tomar medidas para evitar tragedias que podamos lamentarnos.

About The Author

¿Qué opinas?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *