24 abril, 2024

Carlos Iván Landa Kerschbaumer

No la pueden respaldar más. Aunque algunos piensen, que a nombre de la gobernabilidad del país,  se tienen que realizar esfuerzos, el caso de la congresista Rosselli Amurúz, dejó de ser un blindaje para efectos de mantener la mesa directiva del congreso, para convertirse en una piedra en el zapato, por ende,  la comisión de Ética aprobó denunciar a la tercera vicepresidenta del legislativo.

Lo cierto es que tras las investigaciones realizadas por diversos equipos de investigación periodística, se comprueba que la legisladora por Avanza País, partido que postuló a Rosselli Amurúz, se encuentra en cuidados intensivos, políticamente hablando, en tanto existe cierta complicidad partidaria, para que Amurúz continúe en la mesa, pues sus desaciertos son notorios.

El caso que ha pasado a discurrir en el ámbito penal, saliendo de los fueros parlamentarios, por efectos de que Rosselli Amurúz participó de una fiesta de cumpleaños que concluyó con un homicidio, tras el retiro de la reunión de la congresista, según versión de la misma, y que causó más de una controversia, por efectos de conocerse que la legisladora habría sido la organizadora.

En consecuencia, si esto fuera así, la aun tercera vicepresidenta del congreso, se coronaría de mentirosa y con la nariz crecida como la de pinocho, toda vez, que no es la única oportunidad que Amurúz participa en fiestas, lo ha hecho reiteradamente y en ese contexto ha sido plausible de críticas, y no porque se le niegue vida privada, sino por la elección de los momentos inoportunos.

Recientemente en un programa dominical de Willax se observó a la congresista por Avanza País, bailando lambada con un pantalón ceñido, como si fuera una modelo o una participante de “Esto es Guerra”, captada en un momento de disfrute con su novio, el excongresista Paúl García, al que intenta negar, diciendo simplemente, “mi saliente” generando  suspicacias sobre su real  relación.

Así las cosas, es lamentable que se hayan confundido los roles de los padres de la patria y que a diario se dé cuenta de muchas Rosselli Amurúz que hacen los que le da la gana generando ridículos  y frustrando a sus electores, como viajar con su pareja sentimental al exterior en plena semana de representación sin dar cuenta el congreso y después pretender devolver el dinero de los viáticos.

Empero no solo esto pasa en el legislativo, se han dado casos de contrataciones a personal desconocido aprovechando la condición de congresistas, reduciendo el sueldo de sus trabajadores y peor que eso, negar que sus despachos generen tales  contrataciones, tirándole la pelota a la administración legislativa, casos así involucran a  personajes como la congresista Rosselli Amurúz.

Lo inconcebible es que se utilice el fuero parlamentario para hacer lobby y generar negocios, o para actuar como personajes de farándula, con exceso de exposición mediática, para venderse como producto, tomándose fotografías en la playa, participar de escándalos y dar a entender que lo suyo es el relajo y obtener dinero, antes que realizar función congresal a favor de los electores.

About The Author

¿Qué opinas?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *