24 abril, 2024

Extraño hallazgo arqueológico en Apurímac:

En octubre del 2023, se descubrió una edificación lítica de hace 3 mil años de antigüedad, la cual fue bautizada como Rurupa. Ahora, nuevos recintos fueron dados a conocer con peculiares características.

Un nuevo hallazgo arqueológico convierte otra vez a Apurímac en punto de interés nacional e internacional. Hace unos meses, en octubre del 2023, se dio a conocer que un grupo de investigadores peruanos encontraron una edificación lítica en la región que tendría más de 3 mil años de antigüedad, la cual fue bautizada como Rurupa.

Esta edificación lítica de forma rectangular que lleva bloques de piedra en su interior era utilizada como templo ceremonial por la Cultura Chavín, de acuerdo al docente de la escuela profesional de Arqueología e Historia de la Universidad Nacional de San Cristóbal de Huamanga (Unsch), Edison Mendoza Martínez.

“Por su planificación arquitectónica, se trata de un centro ceremonial religioso, un oráculo visitado por numerosas personas; en sus tiempos de apogeo fue muy similar a la festividad de Mamacha Cocharcas”, señaló el experto al diario oficial El Peruano.

Ahora, se informó sobre el descubrimiento de dos recintos en la parte alta de Rurupa, que se encuentra ubicado en el distrito de Ancohuallo, provincia de Chincheros, departamento de Apurímac.

UN RECINTO ‘TARRAJEADO’

Este hallazgo también fue gracias a la dirección del arqueólogo Mendoza, docente de la escuela profesional de Arqueología e Historia de la Universidad Nacional de San Cristóbal de Huamanga, quien lideró un equipo conformado por estudiantes de dicha carrera profesional.

Tras un arduo trabajo de investigación, lograron encontrar un recinto enlucido de color blanco, perteneciente al Periodo Formativo Medio (1,000-800 a.C.). Consta de una plataforma rectangular con una escalinata de tres peldaños.

Arqueólogos peruanos descubrieron un recinto enlucido de color blanco, perteneciente al periodo Formativo, en la parte alta del templo ceremonial de Rurupa, ubicado en el distrito de Ancohuallo, provincia de Chincheros, departamento de Apurímac. (Foto: Andina)

Trascendió que en la parte alta del mismo sitio se construyeron tres estructuras de plantas rectangulares, con una antesala. Esto se divide en dos estructuras independientes en posición equidistante, cada una con puertas. Debido a su ubicación, en la parte alta del templo, se presume que sería un espacio especial vinculado con actividades rituales.

“Lo resaltante es que se hallan enlucidas con una capa de color blanco. Encima lo pintaron con varios colores: plomo, marrón y rojizo. Este tipo de arquitectura es muy rara en la sierra peruana; al contrario, son evidencias muy costeñas, lo que prueba contactos con sitios de esa parte del país”, sostuvo Edison Mendoza en entrevista exclusiva con la Agencia de Noticias Andina.

“Al interior de uno de ellos hemos encontrado un altar rectangular, encima del cual se halló el cráneo de un cuy, que en la actualidad no solo está relacionado como alimento, sino también a prácticas rituales”, detalló el arqueólogo.

Arqueólogos peruanos descubrieron un recinto enlucido de color blanco, perteneciente al periodo Formativo, en la parte alta del templo ceremonial de Rurupa, ubicado en el distrito de Ancohuallo, provincia de Chincheros, departamento de Apurímac. (Foto: Andina)

Arqueólogos peruanos descubrieron un recinto enlucido de color blanco, perteneciente al periodo Formativo, en la parte alta del templo ceremonial de Rurupa, ubicado en el distrito de Ancohuallo, provincia de Chincheros, departamento de Apurímac. (Foto: Andina)

El segundo recinto hallado pertenece al periodo Formativo Tardío (800 a.C. – 400 a.C.). Tiene algunas estructuras cubiertas con tierra y piedras, sin embargo, se logra apreciar que el templo se ensancha horizontal y verticalmente. La forma en que fue construída dista al ambiente enlucido de blanco.

Para este apartado, se utilizaron bloques de gran tamaño, mientras que en la edificación erigida en el Periodo Formativo Medio se emplearon bloques pequeños. Además, en la parte alta de este espacio, se construyó una planta hundida de forma cuadrada. Esta se conecta a los lados por escalinatas de dos peldaños.

Arqueólogos peruanos descubrieron un recinto enlucido de color blanco, perteneciente al periodo Formativo, en la parte alta del templo ceremonial de Rurupa, ubicado en el distrito de Ancohuallo, provincia de Chincheros, departamento de Apurímac. (Foto: Andina)

De acuerdo a los expertos, que se haya cambiado la forma en que se levantaron ambos ambientes significa que en ese lapso de tiempo llegó una nueva ideología. Los especialistas están en proceso de análisis.

“Por sus características la plataforma de Rurupa, que tiene aproximadamente 3,000 años de antigüedad, representa a un centro ceremonial relacionado con actividades rituales; lo que indica que el área fue una zona compleja y dinámica con visitantes de muchos lugares”, agregó Edison Mendoza. (Manuel Rojas Berrios)

About The Author

¿Qué opinas?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *