El sub oficial PNP Erik Torres se halla prófugo de la justicia

El 11 de enero del año 2023, en medio de las protestas contra el régimen de Dina Boluarte en la Presidencia de la República, en Cusco se registró una numerosa marcha y refriega entre manifestantes y la Policía. Ese día, el estudiante Rosalino Flórez, fue herido mortalmente, falleciendo después de dos meses de agonía.

Varios vídeos se hicieron públicos de lo que ocurrió ese día en la avenida 28 de Julio, donde se ve al joven cusqueño escondido detrás de un árbol en medio del tumulto, cuando sale y es alcanzado por un policía, que le dispara a corta distancia con arma de reglamento, dejándolo malherido en el piso.

Tras meses de investigación y denuncias por parte de los familiares y amigos de la víctima, las autoridades llegaron a la conclusión de que el autor del mortal disparo fue el sub oficial PNP Erik Torres, asignado entonces a la Sub Unidad de Acciones Tácticas – Suat.

Luego de un largo proceso de investigación, el último viernes 05 de enero, el juez Leodán Ayala, titular del Sexto Juzgado de Investigación de la Corte Superior Penal Especializada del Perú, declaró fundado el pedido de prisión preventiva solicitado por los interventores del Equipo Especial de Fiscales para Casos con Víctimas en las Protestas Sociales en Perú.

La lectura de la resolución de prisión preventiva contra el efectivo policial se dio en su ausencia, ya que no se presentó a la audiencia y fue declarado reo contumaz, ordenándose su búsqueda, captura e internamiento en el penal Qenccoro de Cusco.

José Flórez, padre de Rosalino Flórez, mencionó sentirse decepcionado de la justicia peruana y de la Policía, acusando una serie de faltas y hasta encubrimiento en medio de la investigación de la muerte de su hijo.

“Yo quiero justicia, yo creo que los policías lo están ocultando (al policía implicado), quiero una investigación más rápida, pido apoyo a las autoridades, mi hijo ni siquiera estaba participando de la protesta y se ensañaron con él”, declaró el padre de familia.

Mientras tanto, el juez a cargo del caso, mencionó en la audiencia que se estudia un presunto uso excesivo de la fuerza, mientras que el Ministerio Público insiste en que la Policía presuntamente ocultó información e incluso no presentó informes que debían de hacerse tras la muerte del ciudadano.

DATO:

Rosalino Flórez estudiaba gastronomía en Cusco, el 11 de enero del 2023 recibió un disparo con aproximadamente 30 perdigones de plomo, que se le alojaron en el cuerpo comprometiendo órganos vitales, fue auxiliado a Lima pero igual perdió la viva.

¿Qué opinas?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí