Por: Carlos Iván Landa Kersxhbaumer

Polarización. Lo que se viene es una elección de odio. Pese a que el candidato Pedro Castillo, tiene más probabilidades de alcanzar la presidencia de la república, y para ello cuenta con el apoyo de los pueblos olvidados, algo que ha sido una característica en el país, hace más de una centuria, sigue siendo la candidatura atada al chavismo y castrismo, sin ningún deseo de deslinde.

Está claro que Pedro Castillo nos quiere ver la cara a los peruanos, pues no tiene ningún interés en distanciarse de Vladimir Cerrón, que sigue firme con su ideario, decir que Castillo es quien va a gobernar y Cerrón se encargará del partido, no abona en la credibilidad del candidato, porque siempre penderá la espada de Damocles para cortarle la cabeza a electores cándidos e ingenuos.

Si la prédica del maestro Castillo Terrones, de no aplicación del ideario de Perú Libre es verídica, quienes siguen esa línea radical son unos tontos útiles, porque para inscribir al partido han presentado un programa extremista, que no estaba en la consideración de las organizaciones demócratas, habida cuenta que existirán congresistas alienados a Cerrón con ideas totalitarias.

En tanto, Castillo y sus allegados, intentan indicar que el ideario de Perú Libre, no es el plan de gobierno del partido, y por lo cual la elaboración del mismo, recién se viene estructurando con la presencia del equipo técnico, que recientemente ha sido convocado, algunos de ellos deliberaron y fueron identificados, en el debate realizado en el auditorio San Borja, el domingo 23 mayo 2021.

Empero, es una verdad a medias, porque solo se ha diseñado un plan para cien días de gobierno, no para lo que resta, la verdad es que el partido Perú Libre, no podía hacer otra cosa por la brevedad del tiempo y por ser el ideario del partido socialista impresentable para ser ejecutado, por cierto en el congreso, Cerrón tiene 24 legisladores y Castillo solo tiene 13, está en desventaja.

Perú Libre fue creado por Vladimir Cerrón, quien sino hubiera sido condenado por su desastrosa gestión, hubiera estado en la plancha presidencial del candidato Pedro Castillo, y allí las cosas hubieran cambiado, Castillo Terrones, recién se dio cuenta de su error en el camino, cuando supo que no podía gobernar con ideas radicales, pues así podrían echarlo de Palacio muy rápidamente.

Ante ello, buscó a los protagonistas de izquierda con varias candidaturas a cuestas, y encontró a Juntos por el Perú y Frente Amplio como socios, los que tienen planes de gobierno desarrollados y que le sirven a Castillo Terrones ante la eventualidad, de esta manera, algunos de los socios han sido incorporados como integrantes del comando técnico, con lo cual se subirán al carro político.

En tanto, los simpatizantes de Perú Libre vienen participando en colectivos contra su rival, de esta manera el NO A KEIKO ha vuelto aparecer en las calles, un tema recurrente, que se activa cada vez que Keiko Fujimori Higuchi postula a un proceso electoral, el 2016 pasó lo mismo con el apoyo del Frente Amplio (Verónika Mendoza) a PPK, hoy pasa con Castillo favorito; la democracia no cederá.

¿Qué opinas?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

*