El Inca invocó al Dios Sol para que cese el COVID-19

0
407
EN MEDIO DE CEREMONIA POR LAS FIESTAS DE CUSCO

Ritual de sanación y perdón a la Pacha Mama fue realizado de manera virtual en medio de las celebraciones en Cusco por su mes jubilar.
Es la primera vez que Cusco celebra su mes jubilar sin desfiles, comparsas y sobre todo la escenificación del tradicional Inti Raymi. La pandemia de coronavirus ha hecho que las cosas cambien y que prescindamos de actuaciones que si bien, nos llenan de orgullo, pueden significar un incremento en el número de contagios de COVID-19.
Es así que en Cusco se cancelaron todos los actos protocolares de celebración y saludo, y en su lugar se optó por transmisiones en plataformas y formatos virtuales, desde los cuales se llevaron a cabo distintas actividades como el denominado ‘Encuentro del Inca con el dios Sol’, donde el antiguo gobernante del Tahuantinsuyo y su séquito, invocaron a la máxima divinidad de entonces su intercesión para que el flagelo del coronavirus sea erradicado de la faz de la tierra.
Esta ceremonia que también era practicada por nuestros antepasados, se realizaba cuando el tiempo no estaba en equilibrio de bienestar con la Madre Tierra y surgían epidemias y enfermedades, es decir, la enfermedad (onqoy) era quien mandaba o dominaba (mit’a), por lo que esos tiempos oscuros eran conocidos como ‘onqoy mit’a’.
Este antiguo ritual fue recuperado este año, justamente a propósito de la pandemia que atravesamos, y un numerosos grupo de cusqueños hicieron las veces de pobladores incas, para conectarse con el Dios Sol, en tres escenarios, el Templo del Qorikancha, La Plaza Mayor de Cusco y el Templo de Sacsayhuamán.
«Somos testigos de la tragedia de nuestra Pachamama, a consecuencia de nuestros propios actos, la ceremonia de invocación al dios Sol, es una reconciliación con nuestros apus o dioses tutelares, para que podamos reconstruir el equilibrio con la naturaleza y tengamos la resiliencia para afrontar la enfermedad», dijo el Inca en su teatralización.
Cabe mencionar que esta ceremonia se llevó a cabo con mucho tiempo de antelación, y fue transmitida a través de distintas plataformas una vez editada, no se desarrolló ninguna ceremonia presencial el 24 de junio en Cusco, a fin de no contravenir el mandato de distanciamiento y aislamiento social.
«Tomando las enseñanzas de nuestros antepasados y recuperando sus prácticas ancestrales, la Empresa Municipal de Festejos del Cusco, promueve nuestra identidad cultural, nuestras tradiciones y costumbres, con la finalidad de que estas no pierdan su vigencia, mensaje y esencia, y a la vez, sea una invitación abierta al mundo a converger en el Cusco con motivo de sus fiestas en el año 2021», señaló Fernando Santoyo, presidente del Directorio de Emufec, entidad encargada de las celebraciones tradicionales en Cusco.

¿Qué opinas?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

*