En el sur, el porcentaje de ninis se incrementó en 9 puntos porcentuales (pp) tras la pandemia

En el sur peruano. Se les llama ninis, según el INEI, entre el 2019 y 2020, esta población creció debido a la falta de oportunidades laborales y educativas.

Con la llegada de la pandemia y crisis económica, cientos de miles de jóvenes perdieron su trabajo, mientras que otros dejaron sus estudios.

Esto ocasionó que el número ninis – jóvenes entre 15 y 29 años que no estudian ni trabajan- se incrementó en más de 1 millón. Antes de que se desate la crisis pandémica, los ninis eran 1,688,000, en el año 2020 incrementaron a 2,712,000.

Con los datos a nivel nacional, resulta crucial preguntarse ¿Cómo afectó la pandemia a este grupo de jóvenes en la zona Sur del Perú?

RADIOGRAFÍA DE LOS NINIS

Según datos de la Encuesta Nacional de Hogares del INEI, en el sur, el porcentaje de ninis se incrementó en 9 puntos porcentuales (pp) tras la pandemia, de 18.6% a 27.3%. Eso representó un desplazamiento de más de 130,000 jóvenes hacia este grupo. De las seis regiones, Tacna (15 pp.) y Arequipa (14 pp.) fueron las 2 regiones que más incrementaron su proporción de ninis.

Los ninis en el sur del país se caracterizan por haber superado la educación primaria. En 2020, solo el 4.3% de ninis del Sur ha alcanzado, como máximo, educación primaria, a diferencia de los que alcanzaron el nivel secundario (57.9%) y un nivel superior (37.8%). Asimismo, el porcentaje de ninis con experiencia laboral previa se incrementó de 64.4% en 2019 a 68.5% en 2020, lo que evidencia un mayor desplazamiento de jóvenes con experiencia laboral hacia el grupo de ninis.

En tanto, la pandemia ocasionó que el porcentaje de ninis del Sur crezca entre los jóvenes del área urbana (de 19.3% a 31.5%), mientras que en el área rural se reflejó una ligera disminución (de 16.7% a 16.4%). Del mismo modo, del total de ninis, las mujeres representaron el 59.1% a nivel nacional y el 55.7% en la zona Sur en 2020, porcentajes menores a los evidenciados en 2019 tanto a nivel nacional (63.6%) como en el sur del país (56.6%).

Según un estudio del Banco Interamericano de Desarrollo, en Latinoamérica y El Caribe, la inclusión de los ninis a la fuerza laboral podría aportar alrededor de 5% en el PBI. Eso podría resultar promover políticas de acceso a educación y creación de empleo de calidad. Asimismo, según el economista Oswaldo Molina, el crecimiento de los países requiere de capital físico y humano, por lo que invertir en la productividad de los jóvenes representa mejores oportunidades tanto a mediano como a largo plazo para una economía.

NO ES LA ALTERNATIVA

El actual presidente, Pedro Castillo, anunció en su discurso a la Nación que los jóvenes que no estudian ni trabajan deberán seguir el servicio militar. Ante la incertidumbre, el ministro de Defensa, Walter Ayala, indicó que “primero se va a incentivar a los jóvenes que vayan de manera voluntaria”. Sin embargo, esta medida no abarca los problemas principales que enfrentan los jóvenes ninis.

¿Qué opinas?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

*