No ha podido resolver hasta la fecha un proceso judicial

A tomar precauciones. El voceado precandidato por el partido Somos Perú para la alcaldía provincial de Aymaraes, Jaime Torbisco Martínez, no ha podido resolver hasta la fecha un proceso judicial iniciado en su contra por el presunto delito de corrupción cuando se desempeñó como alcalde en el periodo 2011-2014.

Como se recuerda, en febrero 2018, Torbisco Martínez y seis exfuncionarios de su gestión fueron condenados por el Juzgado Penal Colegiado de la Corte Superior de Justicia de Apurímac a ocho años de cárcel efectiva por el delito de peculado doloso por apropiación para sí por irregularidades detectadas en la ejecución de la obra de agua potable y saneamiento para la localidad de Chalhuanca.

Asimismo, el juzgador ordenó el pago de una reparación civil de 2 millones 784 mil 390 soles que debió cancelarse en forma solidaria. No obstante, esta decisión fue revocada en segunda instancia, ordenándose que se inicie un nuevo proceso judicial.

Aquí viene lo bueno. Torbisco inició un nuevo juicio en la sala conformada por los magistrados Verónica Aycho, Rommel Guevara y Exaltación Chipana. Desde entonces sobre la decisión tomada por esta judicatura no se tiene conocimiento que coincidió con el inicio de la pandemia del Covid-19.

Por otra parte, la Fiscalía Anticorrupción de Abancay también habría solicitado la sentencia respectiva para proceder de acuerdo a ley, sin embargo, hasta el día de hoy no ha recibido notificación alguna.

La situación que atraviesa este precandidato es muy parecida a la que vivió el entonces exalcalde de Tintay, Jaime Jiménez Caichihua, que debía cumplir 18 meses de prisión preventiva por los presuntos delitos de colusión agravada y cohecho pasivo a raíz del direccionamiento de una obra de agua y desagüe en esa localidad a favor de un contratista.

Jiménez Caichihua, quien precisamente fue candidato provincial por el Movimiento Llankasun Kuska en las pasadas elecciones no tuvo otra salida que alejarse de la carrera política y ocultarse de la Policía que le pisaba los talones, descabezando a esta organización de la vecina provincia.

OTRA “PERLA”

En junio del 2015, Jaime Torbisco cuando se desempeñó como alcalde del distrito de San Juan de Chacña, en Aymaraes, fue condenado a cuatro años de cárcel suspendida y al pago de una reparación civil de 375 mil 640 soles.

La sentencia se dictó por el delito de peculado doloso por apropiación e inhabilitado por dos años para ejercer cargos públicos.

Como se recuerda, Torbisco Martínez fue procesado por el mal uso que le dio al presupuesto destinado a la construcción de la represa de la laguna de Chayllo y el sistema de riego de la margen derecha del distrito de Chacña. (DP)

¿Qué opinas?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

*