Los adultos mayores merecen nuestro respeto y tienen todo el derecho de ser vacunados para protegerse de la ferocidad del coronavirus, que sigue avanzando, causando muertes y rebasando la capacidad de los hospitales por la carencia de camas UCI, ante ello, el MINSA y ESSALUD han programado la aplicación de vacunas a adultos mayores, de acuerdo a las edades que estos frisen.

No hay límite de edad entre los ancianos que van a ser inoculados con las dosis de vacunas, si superan los 100 años, serán los primeros en la lista, si tienen menor edad, seguirán vacunándose de manera descendente y secuencialmente, quienes tienen 90, 85, 80, 75, 70, 65, 60 años, y entre esas edades, pero la cosa no parece sencilla, porque algunos ancianos no tienen registro de salud.

De tal manera que los errores son frecuentes entre los operadores y administradores de los servicios de salud de asegurados y no asegurados, en el caso de MINSA el tema es más complicado habida cuenta que muchos adultos mayores no están inscritos en el SIS (Sistema Integrado de Salud) en ESSALUD, el caso es distinto, porque posee un registro actualizado de sus asegurados.

En ese contexto se ha programado citas en diversos distritos del país, con apoyo de Reniec, para que los adultos mayores se trasladen a la zona de vacunación, para lo cual, los mismos tienen que ir acompañados de sus familiares ante su avanzada edad y quienes no han sido convocados y desean vacunarse tienen que demostrar que radican en el distrito donde se realiza la inoculación.

Empero la tarea ha tenido crasos errores, habida cuenta que muchos citados no se encontraban en los registros y eran impedidos de vacunarse, generándose innecesario maltrato a los ancianos, que ante la necesidad del fármaco, acudieron al lugar de vacunación, tras pernoctar por largas horas, desde la madrugada, una situación que ha generado protestas por efectos de la negligencia.

Tanto Essalud y MINSA, para realizar la vacunación de los ancianos, han generado un dispositivo o aplicación, a través de APP o internet, mediante el cual los adultos mayores pueden vaciar sus datos indicado su DNI, fecha de nacimiento y lugar de domicilio (si este ha sido cambiado), elementos necesarios, para que la convocatoria sea eficiente y el beneficiado pueda vacunarse.

Este tipo de convocatoria virtual, es sin embargo, compleja, porque se tiene que justificar cada paso que se dé, retrocediendo el dispositivo hasta ubicar el año, mes y día exigido, como puede observarse dicha aplicación, requiere del apoyo de los familiares, que están identificados con la comunicación virtual pues está claro que muchos adultos mayores, no están muy actualizados.

En tanto, más allá de la tecnología, la programación para la vacunación de primera fase, es muy deficiente, porque aún no se concluye la vacunación del personal de salud de la primera fase, que siguen exigiendo se le aplique la vacuna, entre ellos se encuentra el personal de salud de las clínicas privadas, bomberos, militares y otros, que esperan la provisión de vacunas para inocularse.

¿Qué opinas?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

*