Tener los restos de Abimael Guzmán Reynoso yaciendo en un camposanto, no le hará ningún favor al país. Lo que va a pasar es que si esto ocurre, se generará mucho ruido político y hasta el crecimiento del denominado “Pensamiento Gonzalo” que no tiene límites, por la idolatría de sus fanáticos que lo han convertido en un semidiós, un ser omnipresente; una situación por resolver.

Recuerden lo que pasó en el 2017 en el distrito de Comas, cuando un grupo de familiares de subversivos intentaron levantar un mausoleo, la presencia del alcalde, que actuó con energía y de la DIRCOTE (Dirección Contra el Terrorismo) lo impidió, antes de ello, aparecieron fanáticos con volantes en mano, distribuyéndolos y aleccionando a los jóvenes que curioseaban sorprendidos.

La actualidad indica, que si el Ministerio Público (MP) entrega el cuerpo de Abimael Guzmán a sus familiares y se dispone a su entierro como cualquier otra persona, el camposanto donde yacen sus restos se convertirá en un centro de veneración y de peregrinación, como si se tratara de un “santo”, por lo cual el ministro de justicia, Aníbal Torres, recomienda “la incineración del cuerpo”.

El gobierno de Pedro Castillo Terrones y la clase política se encuentran evaluando qué decisión a tomar respecto a la extinción de Abimael Guzmán Reynoso, porque más allá de su muerte existe mucha tensión en lo que pueda ocurrir con el país, luego de los hechos ocurridos, por lo pronto, la ciudadanía entiende que no tendrá paz con un terrorista enterrado recibiendo constantes visitas.

En tanto la PCM a través del portafolio de Justicia y Derechos Humanos ha ordenado evitar ensalzar y rendirle honores al fallecido cabecilla de la organización criminal “Sendero Luminoso” si esto ocurriera, serían denunciados por apología al terrorismo, cargo por el que son investigados congresistas del entorno de “Perú Libre”, incluido el premier impresentable, Guido Bellido Ugarte.

Lo cierto es que la muerte del ideólogo terrorista, en vez de generar tranquilidad al país, ha actuado como un bumerang, porque los actores políticos y el gobierno tendrá que tomar medidas para evitar que donde esté enterrado Guzmán Reynoso, no sirva de distracción a la agenda política del gobierno y del congreso que tienen muchas tareas que emprender para cumplir sus objetivos.

Según especialistas en investigaciones contra la seguridad pública y social, la penetración de los socialistas se da en diversos espacios públicos y académicos, ellos afirman que el gobierno no ha escapado de esta situación, se afirma que en el último quinquenio, las instituciones del Estado fueron copadas por organizaciones de izquierda, las cuales han desplazado a sus cuadros políticos

La instalación de los gobiernos de turno, según dicha aseveración, no ha sido lo consistente para echar a tales personajes del entorno palaciego, porque las normas le permiten continuar en sus cargos, sean como asesores, jefes de áreas, o funcionarios de carrera, esta realidad hace que dichos servidores continúen en la administración pública e incluso colaboren con las autoridades.

¿Qué opinas?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

*