“No pensábamos ganar la presidencia” dijo Richard Rojas, uno de los puntales de la campaña de “Perú Libre” en entrevista realizada por Milagros Leiva en Willax-TV respondiendo correctamente el propuesto por el gobierno de Pedro Castillo Terrones, para una embajada en el exterior, se mostró centrado y humilde cuando fue requerido por la periodista para responder a las preguntas.

Descartó su cercanía a la cúpula política del partido, y señaló que no tiene ambiciones para ocupar un cargo diplomático, porque posee ingresos de su trabajo que realiza independientemente, empero indicó, que si bien no tiene amplios recursos, le permite vivir, como sabemos Rojas fue sindicado de realizar transacciones financieras a favor de Vladimir Cerrón que fueron denegadas.

Richard Rojas quien goza de la confianza de Castillo Terrones fue consultado para la designación del actual jefe de la DINI, en razón a su cercanía con la exesposa del perulibrista, pesa sobre él investigaciones, porque se cree que tiene mucho que decir sobre las actividades del cuestionado Vladimir Cerrón Rojas, incorporado en el tema de los dinámicos del centro, que serían confinados.

Como sabemos el triunfo de “Perú Libre” se dio en las últimas instancias de la campaña, como viene ocurriendo en los últimos años, tras el impedimento de revelar las encuestas, está claro que en los procesos electorales, aparece un candidato que está a la cabeza, pero luego en el último salto alguien le da alcance y lo supera, como ocurre en el hipódromo con un caballo de carrera.

Cuando ocurre esto, los locutores hípicos narran: “los pasó de largo”, el mandoble, el batacazo, son expresiones que anuncian que al ganador de una carrera, “nadie lo tenía”, o “no estaba en los pronósticos”, esto se dio en la última campaña política que culminó con la victoria de Pedro Castillo, obteniendo la presidencia de la república, una situación parecida al tsunami de Fujimori.

En verdad Castillo se encontraba en el sótano de las preferencias políticas al término de la primera vuelta, con porcentajes entre 03% y 05% pero luego dio un salto gigantesco como para gritar ¡Bingo! Tras ello, los perulibristas, cada vez que se publican las encuestas donde se señala su baja preferencia en las mediciones, raudamente salen a decir, “nadie creía en nosotros pero ganamos”.

La respuesta a la situación actual del gobierno de “Perú Libre”, estaría en haberle caído por sorpresa su triunfo electoral, aspecto que los agarró con los pantalones abajo, porque no existió preparación para asumir el gobierno, por ello cada vez que preguntaban sobre el equipo de gobierno Pedro Castillo se quedaba sin argumentos, porque no lo tenía claro su plan de gobierno.

El hoy presidente de la república rehuía de las preguntas cada vez que era consultado sobre los debates políticos que debían cumplirse de acuerdo a las normas, su vivienda era visitada permanentemente por personajes que se sumaban para prestarles apoyo político y técnico y así se fueron sumando interlocutores cercanos al candidato perulibrista, lo demás es historia conocida.

 

¿Qué opinas?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

*