Amigos y amigas, resistiendo con hidalguía y la protección de Dios a los embates de la enfermedad que no perdona ni contempla; por ello, jóvenes, adultos y ancianos sucumben bajo la letal guadaña de la COVID 19, que se lleva a nuestros seres queridos imperdonablemente; ante ello, sólo nos queda orar, pedir a Dios, para que siga protegiéndonos, ya que ante este ataque no hay remedio, pócima ni bálsamo que valga y por último ni la vacuna, que ahora reina e ilusiona y sobre el cual se teje muchas y variadas teorías sobre sus efectos y bondades.

Sobre la vacuna en principio podemos decir que, gracias al avance de la ciencia y tecnología los laboratorios de diversos nombres produjeron las vacunas contra el virus en tiempo realmente increíble lo que a su vez causa se ha tejido innumerables mitos.

Por eso, hay quienes dicen, que la vacuna salió de las profundidades, de la oscuridad, es el erupto o el efluvio del mismo diablo, CONDENADOPA KAKYAPAKUYNIN, y está aquí para acabar y exterminar a la humanidad. Otra teoría forjada en contraposición en el lado idealista, es que las vacunas éstas, son el perfecto complemento del corona virus, como las siete plagas bíblicas que envío Dios, de modo que estas vacunas dizque están para acabar con el hombre que a pesar de todo se resiste ante la parca que ocasiona el virus.

Amén de las teorías, hipótesis, comentarios planteados y que corren como reguero de pólvora en las redes sociales, lo cierto es que el propósito de las vacunas consiste en estimular los naturales mecanismos de defensas de nuestro cuerpo para que produzcan anticuerpos contra el corona virus y sus diversas variantes y que en caso de que la persona vacunada sea atacada por el virus, el cuerpo está preparado para hacerle frente y poder salvar en alguna medida nuestras vidas; sino recordemos que gracias a la inmunización por medio de la vacunación se ha logrado erradicar enfermedades como la viruela, la poliomielitis, hepatitis, etc.

Considerando que las vacunas pueden salvar vidas, estamos pugnando por vacunarnos, pero… la situación en nuestro país a pesar de los esfuerzos, no marcha como debiera, las campañas están más centradas en la capital como si sólo Lima fuera el Perú; mientras las regiones como el nuestro, andamos como lo entenados de papá gobierno, olvidados, descuidados y con gente que muere casi a diario, y, no sabemos CUÁNDO, HAYKAQMI prosigue la vacunación que quedó a media tarea, lo que causa desilusión y desesperación. Mientras en Lima está a todo dar la “VACUNATÓN”, en Andahuaylas, tenemos que hacer “VIAJETON” a Lima, Ayacucho y Cusco, afrontando mil peripecias, pesares y gastos; regiones donde sí, sus autoridades regionales “gestionaron”, posibilitaron la logística y equipos para vacunar masiva y oportunamente a sus pobladores; mientras nuestro “gobernador” que no tiene “despertador” sigue en el sueño de los justos lidiando con sus propios sueños y temores, NI PACHA WISCHUPTIMPAS RIKCHANCHU, aunque tenga sobresaltos este nuestro “gobernador” no despierta, mientras la gente en Apurímac requiere vacunas para el grupo etario de 12 a18 años.

CHAYNAM KACHKAN, así están las cosas amigos, ojalá siquiera con los “sismos” de estos días nuestras autoridades regionales despierten de su placentero sueño y hagan algo por la salud de los apurimeños. OJALAYA, pero Lantaron estuvo en Andahuaylas solo para defender a su Director favorito BAZAN que fue cuestionado en reunión de trabajadores de la DISA piden su cambio urgente porque no cumple con los indicadores de salud, si hay cambios que se venga pronto por la salud de Andahuaylas. Que así sea.

¿Qué opinas?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

*