Escribe: Carlos Arévalo

En diversos países de Latinoamérica, Europa, Asia y otros; los saberes ancestrales se conservan como inicio histórico de aprendizaje que se ha difundido de generación en generación que se preserva a la fecha como propio de cada familia y es rico en todo aspecto para el desarrollo en todos los campos del saber. Se presenta a continuación el tratamiento de otros países sobre los saberes andinos o ancestrales.

En Ecuador, los saberes ancestrales y las tradiciones orales y los patrimonios vivos son ricos en contenido y habitan en la memoria e historia de los sujetos que forman parte de un colectivo social, por ende, son considerados un fruto lleno de sabiduría que transmite su conocimiento de generación en generación. Estos son aspectos fundamentales para el fortalecimiento de las identidades de las etnias porque es indispensable generar procesos de auto reafirmación en los que se puede establecer estrategias de información a través de medios alternativos que identifiquen a las diferentes comunidades. (Ruiz, 2016, pág. 73)

En Bolivia, el sistema de saberes y conocimientos en los pueblos indígenas de tierras altas y bajas generaron y generan sus conocimientos a partir de la interacción entre personas. Un contexto que se presenta ante sus ojos como diferenciado y en constante movimiento. La producción y reproducción de las comunidades indígenas y de sus sistemas de conocimiento no sólo fueron ni son de orden material sino también inmaterial, espiritual y simbólico, ambas dimensiones conforman su cosmovisión de la realidad. En comunidades andinas de Bolivia, la investigación transdiciplinaria permitió revalorizar los saberes locales con relación a los cultivos nativos mediante actividades que involucraban a toda la comunidad, tales como concurso de saberes. (Apaza, 2018, pág. 9)

En Colombia, se plantea una metodología que permita recuperar los saberes ancestrales campesinos en instituciones de educación superior, se podrá consolidar la proyección que proponen. Esta proyección social tendrá efectos inmediatos no solo sobre las comunidades Asopricor, sino también sobre otras comunidades de base popular o campesina que hoy se extienden por todo el territorio nacional. Tendrá incidencia sobre la manera como hoy concebimos en las universidades categorías como currículo y desarrollo curricular. Lo más prometedor: consolidará nuevas formas de ejercer la docencia universitaria y el trabajo social. Más allá de los registros que hemos recuperado tras cada encuentro y conversación, más allá de nuestro trabajo como investigadores al momento de la construcción y la síntesis de los documentos lo que se percibe es un impacto positivo y directo en cada comunidad. Nuestros diálogos reviven, en muchos miembros de la comunidad, la posibilidad de retomar sus estudios formales, y en otros la idea de iniciar un proceso de formación en el que no habían pensado. En unos y otros existe la certeza de que los saberes que han heredado o aprendido en sus prácticas cotidianas tienen igual o parecida importancia que los saberes de un estudiante universitario o un profesional. Conciencia esta que, a no dudarlo, reivindica la dignidad de los hombres, mujeres, jóvenes y niños del campo. (Barongil, Espitia, Restrepo, & Rivera, 2014, pág. 138)

En Ecuador los saberes andinos son referentes de su historia y la magia de poder comunicarse es utilizando la oralidad para que llegue a más personas; mientras tanto en Bolivia se practica el atipanakuy a nivel de comunidades para hacer conocer de mejor manera la espiritual y lo simbólico entre sus generaciones; finalmente en Colombia se hace que los saberes andinos lleguen a la educación superior para un mejor estudio y recuperación y va trabajarse reivindicando los grupos etarios de cada comunidad.

Por tanto, debo decir que esto países de Latinoamérica, dentro de su acervo histórico mantienen los saberes andinos que se practican y se enseñan de generación en generación utilizando diversas estrategias las cuales deben ser fortalecidas en el tiempo utilizando la lengua materna en su diversidad de no ser así corre el riesgo de desaparecer por muchos factores, económicos, políticos, religiosos y la globalización y el consumismo que está sepultando estas enseñanzas en países que conservan sus saberes y su biodiversidad.

En el Perú por su biodiversidad que presentan sus regiones existen diversas formas de saberes andinos, amazónicos que se practican por cientos de años que es motivo de levantar información de ellos en todos los campos desde la agricultura, tecnología, medicina, literatura, etc. que por la diversidad de sus pisos ecológicos hay mucho que trabajar para regístralos. A medida que pasan los años producto de este mundo globalizante que amenaza en todo sentido al planeta corroborado al consumismo se realizan campañas masivas en los medios de comunicación; y en este milenio otro factor que afecta a la pachamama son los cambios climáticos que afectan seriamente los saberes andinos amazónicos que están en peligro de ir desapareciendo de los ayllus y comunidades producto también de la tecnología aplastante que se ha masificado en todos los rubros para dejar de lado las practicas continuas de los saberes andinos y amazónicos.

Existen causas políticas de turno en vez de fortalecer estos saberes andinos se entrega paquetes de asistencialismo a los hermanos del campo y de las zonas vulnerables a hecho que ya no se trabajen la producción agrícola solo se viva de dadivas con los programas: juntos, pensión 65, etc.

La religión mediante las sectas ha hecho su trabajo en las comunidades haciendo desaparecer grandes sabidurías como el qayapay, mura urquy, paqapa a la pachamama, satanizando estas enseñanzas y los yachaq desapareciendo en su habita para que no se transmita estas sabidurías de generación en generación.

Desde la masificación de la globalización y el consumismo motivado por las empresas transnacionales con el apoyo de los medios de comunicación masiva ha hecho que los productos de la zona no valgan nada y se tome otros productos transgénicos que han invadido a las comunidades para su consumo letal así dejando de lado la producción de papas nativas y otros productos alto andinos que tienen mejor valor nutricional en la alimentación y propiciándose el consumo de comidas chatarra.

A esto conlleva que el propio maestro se ha convertido en el genocida de estos saberes andinos, llevando ciencia desde la parte citadina al campo y haciendo comparación que todo lo que existe en la comunidad son creencias; si el maestro no corrobora y no socializa con el calendario agro festivo ritual su presencia en la comunidad es un peligro para que los saberes andinos desaparezcan.

Como consecuencia de todo ello se perderá en el tiempo la identidad por los saberes andinos y amazónicos es oportuno que desde la familia como primera escuela inicie el trabajo de la enseñanza permanente de los saberes andinos en todas sus dimensiones a todos sus integrantes de la familia y estos deben ser fortalecidos en la escuela, donde el profesor utilizando el calendario agro festivo y ritual pueda programar los aprendizajes involucrando a los yachaq de cada comunidad para fortalecer significativamente el trinomio estudiante, profesor y padres de familia; mientras en el instituto, la universidad los jóvenes deben de intercambiar experiencias de los saberes andinos y realizar su profundización de estudio, naturalmente su interacción debe ser utilizando la lengua materna como fuente de difusión información, comunicación y recreación en la diversidad, para que las generaciones venideras tengan evidencia de lo rico de nuestros saberes que perduraran en el tiempo.

Finalmente, tomando en consideración la importancia de los saberes andinos, es oportuno realizar la investigación que se ha propuesto como los saberes andinos y su relación con la lengua quechua de los estudiantes de educación primaria intercultural de la Universidad Nacional José María Arguedas – 2020.

Esta forma de trabajo permitirá a la familia, la comunidad. la escuela y la academia contar con herramientas y estrategias y recursos pedagógicos para que sean difundidos en todos los espacios sobre los saberes andinos y desarrollar una educación de calidad, articulando los saberes de los pueblos indígenas, con los de otros pueblos y con las formas del conocimiento y la racionalidad de la ciencia. También le posibilitará desarrollar el tratamiento pedagógico de las lenguas originarias en los estudiantes, docentes; y uno de los requisitos será utilizar el cariño como soporte de aprendizaje en el contexto andino de esta parte del país.

¿Qué opinas?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

*