Carlos Iván Landa Kerschbaumer

 

El tema político en nuestro país, está tan confuso, que a más de treinta (30) días de instalarse el gobierno, nadie sabe quién toma las decisiones; en un mandato normal, debería ser el presidente de la república, quien asuma tales responsabilidades, pero en una situación extraña, como la que asistimos, es muy difícil obtener respuesta, porque el poder bajo las sombras, parece ser un estilo.

En un contexto tan complicado, como este, los seguidores de Pedro Castillo cruzan los dedos para que de una vez por todas exista entendimiento entre las facciones que integran “Perú Libre”, pues hasta hoy parece que existieran tres partidos en vez de uno; los cerronistas, que alzan la voz, cada vez que intentan suplir a sus ministros, lo que pasó con Héctor Béjar es prueba evidente de esto.

Los segundos, maestros cercanos a Pedro Castillo Terrones, algunos de orientación comunista, defienden a Iber Maraví Olarte, ministro de Trabajo y Promoción del Empleo, ignorando sus presuntos antecedentes subversivos, blindando a la autoridad, por ser del ala castillista e impulsor de la nueva federación gremial de maestros de manera estrés, lo que agradecen y se solidarizan.

Los terceros, invitados al partido “Perú Libre”, son los que no necesariamente poseen ideología marxista-leninista, pero sí de izquierda democrática, que miran hacia el centro, los cuales han sido capaces de generar posiciones antagónicas desde su línea política y no están de acuerdo que el gobierno plantee un gabinete confrontacional, como ocurre con el premier Guido Bellido Ugarte.

Con esos antecedentes, la relación Ejecutivo- Legislativo, es bastante complicada para buscar consensos, para muchos el presidente Pedro Castillo, está enredado en su propia telaraña, y esto fue comprobado cuando decidió asistir a la casa del ministro de Justicia de Derechos Humanos, Aníbal Torres, con Francisco Eguiguren, en procura de realizar los cambios que luego no efectúo.

En tanto, muchos cuestionan a Verónika Mendoza Firsh, lideresa de “Nuevo Perú”, hoy aliada al gobierno de Pedro Castillo Terrones, a través del partido “Juntos por el Perú”, la cual recomendó al presidente, no escuchar a la derecha y mantener a los ministros que conforman el gabinete Bellido, decisión errónea, pues la condena no es solo de la derecha, sino todo el país los aborrece.

Para el líder de “Avanza País”, Hernando de Soto, lo que hizo Bellido Ugarte, durante la solicitud del voto de confianza, fue solo “pantallazo” habida cuenta que el presidente de la PCM se guardó estratégicamente, los planteamientos que generan más polémica, y los que anunció no fueron cimentados, el apoyo se dio gracias a Acción Popular, Alianza para el Progreso y Podemos y otros.

Lo que viene ahora, es conocer hacia donde apunta Pedro Castillo Terrones, porque su falta de comunicación no hace posible conocer hacia donde dirige su posición, los que lo conocen señalan que es un hombre honesto, pero que no logra entender los entretelones de la política nacional, esto lo hace temeroso, por lo tanto Vladimir Cerrón, participa como un orientador muy peligroso.

¿Qué opinas?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

*