PPK gobernará para el fujimorismo

0
322
Como ocurre en Apurímac, en el futuro próximo el gobierno central se disputará sus desgraciadas contradicciones.
Como ocurre en Apurímac, en el futuro próximo el gobierno central se disputará sus desgraciadas contradicciones.
Como ocurre en Apurímac, en el futuro próximo el gobierno central se disputará sus desgraciadas contradicciones

Como ocurre en la región Apurímac – concejo regional y el ejecutivo disparejos-, en el futuro próximo el gobierno central se disputará sus desgraciadas contradicciones. Un congreso que tendrá la mayoría absoluta del fujimorismo perturbará o rechazará alguna iniciativa de legislación y la independencia de las comisiones parlamentarias, cuando a Keiko Fujimori o a sus partidarios no los favorezca, pues solo tienen que alzar la mano para desconocerlas o desaprobarlas, incluso las del mismísimo próximo presidente Pedro Pablo Kuchinski. Como ocurrió en el año 1995 con Alberto Fujimori, el fujimorismo de hoy logró mayoría absoluta con setenta y tres curules, una mayoría irreversible aun con futuras alianzas partidarias. Con la diferencia de que en aquel tiempo el presidente fue el patriarca del fujimorismo, que controló todos los poderes y manejó antojadizos placeres, por lo cual ahora en las noticias le echamos un vistazo hasta con estériles penurias, un sujeto calamitoso, más golpeado por sus malos actos que por su edad.
-Sería mejor que la oposición tuviera una mayoría absoluta en el congreso, así estaría bien fiscalizado el presidente de la república- decían. Será así como algunos quisieron, sin embargo el futuro panorama será incierto, y es que las simples contradicciones y complejas rivalidades entre estos poderes, harán de la nación una herida putrefacta. De la misma forma que la familia no marcha bien en cuanto los apoderados se divorcian, la gran familia peruana será perjudicada por esta realidad política. En ese sentido, es racional asumir que ante la incesante guerra sucia y la imperecedera bronca en las elecciones pasadas, han generado una herida maligna en el corazón de Keiko Fujimori y todo el fujimorismo que cobrará la amarga venganza.
Por otra parte, este hecho lamentablemente será desapercibido por casi la mitad de los peruanos, sustentado en el sentimentalismo o fanatismo partidario. Entonces después de terminado el periodo de gobierno, no habremos avanzado mucho.

¿Qué opinas?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

*