Las revelaciones conocidas en las últimas horas, haría trascender el argumento, de que no sería muy santo el tema de las vacunas en nuestro país; una velo de misterio se cierne detrás de la adquisición de estas, pues se tejen situaciones que pueden hacer trastabillar al gobierno, luego de renuncias y desafueros originados por la repartija de vacunas, con muchos «muertos y heridos».
Como se sabe, las deserciones o expulsiones, no quedan allí nomas, pues los afectados siempre tienen algo que contar. Si no lo hacen voluntariamente, lo hacen negociadamente, y esto puede ser el detonante a activarse los próximos días, pues a la lista de 487 personas involucradas por el escándalo se sumarían nuevos nombres, que se darían a conocer como producto de las pesquisas.
Las indagaciones si bien buscan el camino de la verdad, respecto a las personas que se han beneficiado con las vacunas, que no serían 487, sino mucho más, se habla que el número está en el orden de un millar, y que muchas, habrían pasado a la administración de la embajada china. Se quiere saber: ¿qué se han hecho con estas? Se especula que tal volumen sea parte de la repartija.
Como se sabe, existen hasta tres comisiones de investigación que se han formado para ir hasta las últimas consecuencias y conocer la realidad de los hechos, participan de este proceso, comisiones investigadoras del Ejecutivo, el Congreso, y de la UPCH, respectivamente, con el gran objetivo de ofrecer un dictamen con los resultados de la investigación, y sancionar a todos los involucrados.
Mientras el Ministerio Público anuncia una profunda investigación, ampliada, que incluye a las exministras de Salud, Pilar Mazzetti, y de Relaciones Exteriores, Elizabeth Astete, la Universidad Peruana Cayetano Heredia, decidió la suspensión del investigador y profesor principal; Dr. Germán Málaga; gran responsable del escándalo; en dicho tema habrían mediado situaciones financieras.
En tanto, vienen circulando rumores que generan suspicacias, respecto a la adquisición de la vacuna de Sinopharm, tras las negociaciones con el gobierno chino; el contrato firmado con la empresa ha dejado mal parados a nuestras autoridades, por el elevado costo del medicamento que busca inmunizar a la mayoría de peruanos; su valor estaría por encima de las otras vacunas.
Es importante recordar, que el estudio realizado por los investigadores de las universidades Cayetano Heredia y San Marcos, convocó a varios miles de voluntarios, que participaron cuando todavía no existía la vacuna –tercera fase- y era solo proyecto, bajo la modalidad ciega o media ciega, como sabemos, los investigadores intentaban conocer la eficacia de la candidata a vacuna.
Hoy, luego del proceso, y haberse colocado placebo o vacuna, luego de superarse la tercera fase, y con el riesgo de afectar su organismo, los voluntarios, recién conocerán que fue lo que les inocularon; develado el misterio, recibirán oficialmente la vacuna, los que no las tenían; los expertos indican, que a las dosis para el estudio, se añadieron otras que utilizó el equipo médico.

¿Qué opinas?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

*