A tres semanas de realizarse las elecciones generales del 2021, más que certezas dejan dudas los candidatos que participan en el actual proceso, habida cuenta que las propuestas que se esgrimen no logran convencer del todo, por lo cual se tendrá que elegir con mucha inteligencia entre los que apuesten por un futuro alentador con programas que no generen fantasías imposibles de realizar.

La oferta electoral no parece ilusionar a los electores, a consecuencia de los errores del pasado, que han dejado un sabor amargo a la población con presidentes y funcionarios procesados, a los que solo les interesó llenarse los bolsillos a costa de los peruanos, los dineros recogidos por efecto de sobornos, ha impedido que muchos de los proyectos hayan podido ejecutarse en nuestro país.

Escaso entusiasmo y poca credibilidad, han generado los políticos en los últimos años, muchos de ellos como Yonhy Lescano Ancieta, con 19 años de congresista han hecho casi nada por cambiar la percepción que se tiene de los partidos tradicionales, con un pasado de acoso sexual, será poco creíble que este candidato tenga el respeto de la mujer que lucha porque se respete sus derechos.

Es incomprensible que Acción Popular haya decidido por un candidato que se encuentra alejado de su partido ideológicamente, lo que hemos visto del hoy líder de las preferencias políticas, es un duro enfrentamiento con su bancada, enfrentándose permanentemente a figuras como Víctor Andrés García Belaunde, el pasado de Lescano Ancieta lo coloca más a la izquierda que la derecha.

Cuando nos enteramos que sería el candidato de Acción Popular en las recientes elecciones, no lo queríamos creer, porque veíamos en él una caricatura de político y no se podía tomar en serio su candidatura, sus rabietas en el legislativo, lo hacían un personaje histriónico y folclórico, más que un político serio y reputado, empero a la gente les gusta los personajes disparatados y obscenos.

Respecto a George Forsyth exfutbolista de Alianza Lima, poco se tiene que decir, de no estar ubicado en un expectante segundo lugar en las encuestas, sino más abajo, podríamos indicar que es un outsider en la política, sus antecedentes lo sitúan como un regidor distrital y luego alcalde victoriano, si alcanzó el poder local fue por su pasado deportivo no por ser un candidato idóneo.

Las veces que fue convocado en los medios de comunicación, George Forsyth demostró que está a mucha distancia de su padre Harold, excanciller de la república y embajador, el hoy candidato a la presidencia de la república tiene poca preparación cultural, y generalmente no sabe responder a las interrogantes, sin mucha claridad para expresar sus ideas, solo ha aprendido la guerra sucia.

Del resto de candidatos, Rafael López-Aliaga, es un visible representante de la clase empresarial más extrema, formado religiosamente en el Opus-Dei como Rafael Rey y José Luis Cipriani, la defensa de la iglesia tradicional está asegurada, está claro que estará en contra de la ideología de género como sus antecesores, su discurso genera entusiasmo pero no deja de ser demagógico.

¿Qué opinas?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

*