Libro digital & libro tradicional

0
334
Marcelino Borda Paredes
Marcelino Borda Paredes
Marcelino Borda Paredes

Una de las frases célebres de Mafalda señala: «Dicen que el hombre es un animal de costumbres, más bien de costumbre el hombre es un animal». (Quino nacido en 1932- )… En esta época tenemos el aliciente de contar con otros medios y soportes para tener acceso a las producciones literarias en general, como son las ediciones digitales, que pueden ser almacenadas en la memoria de tu Smartphone y se tiene la posibilidad de llevar no uno sino varios libros, que caben en un bolsillo; todo lo contrario de un libro tradicional.
Sin embargo no hay nada mejor que tener un buen libro tradicional… de esos en que te ha tomado por sorpresa y no has dejado de leerlo hasta terminarlo por completo y aun así tener latente el impulso de seguir leyendo. Son pocas obras que tienen ese efecto, personalmente el libro «El código Da Vinci» de Dan Brown es el mejor ejemplo que tengo a la mano.
De gustos y colores no han nacido autores, reza el dicho, por lo mismo que es el entorno en que una persona se ha desarrollado, la que determina finalmente sus tendencias y gustos para tener preferencia por una u otra historia.
Tuve la oportunidad de leer, estos últimos años, en ediciones digitales, (y solo por necesidad), porque los libros de interés todavía no habían llegado en físico, a la ciudad de Andahuaylas. De Isaac Asimov (1920-1992); los libros: Fundación (publicada en 1951). Fundación e Imperio (1952). Segunda Fundación (1953, galardonada con el Premio Hugo en 1966 a «la mejor serie de ciencia ficción de todos los tiempos. Los límites de la Fundación (1982). Fundación y Tierra (1983). Y de George Raymond Richard Martin (1948- ) los libros: Juego de tronos (publicada en 1996), Choque de reyes (1998). Tormenta de espadas (2000). Festín de cuervos (2005). Danza de dragones (2011).
Pero posteriormente tuve que adquirir los libros en físico, porque perduraba un vacío existencial como si algo no hubiera sido debidamente concluido, de hecho, la costumbre de tener el libro en físico recién determina que la experiencia al cual uno está acostumbrado, sea satisfactorio, porque ya teniendo el libro en físico se puede decir: «Este es el libro» como un objeto de dimensiones y características determinadas, sobre todo independiente, muy diferente a que forme parte de un grupo de datos digitalizados, contenido en la memoria de tu Smartphone.
Umberto Eco (1932-2016), en su obra: «Nadie acabará con los libros» señala: «el libro es como la cuchara, el martillo, la rueda, las tijeras. Una vez que se han inventado, no se puede hacer nada mejor.»

¿Qué opinas?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

*