Debate en un campo minado. El reciente debate entre Keiko Fujimori Higuchi y Pedro Castillo Terrones, nos hizo recordar a un encuentro internacional de fútbol, donde el dueño de casa juega sucio, no dejándote entrenar y mojándote la cancha para que patines, y de esta manera sacar ventaja, algo así sucedió en Chota donde el candidato local trasgredió todas las reglas electorales.

En la víspera del encuentro político, el anfitrión había fingido supuestas dolencias de salud para generar la atención y confundir a su antagonista, falseó una faringitis y hasta una dolencia auditiva, algo que no sucedió, trataba de ganar tiempo para elaborar su coartada, para ello se valió del propietario de una clínica que habló disparates diciendo que una junta médica lo revisará.

Dónde se ha visto que para revisar a un enfermo de faringitis o de otitis se requiere una junta disciplinaria de médicos, la verdad que la gente de Castillo Terrones, cree que todos nos estamos chupando el dedo, lo cierto es que el candidato de “Perú Libre” no quería debatir, cuando Keiko lo retó a polemizar el domingo, cambió la fecha para el sábado creyendo que Fujimori no aceptaría.

Pero como el acuerdo se hizo evidente ante la opinión pública, no le quedó más remedio que participar, antes realizó una viaje larguísimo, para ganar tiempo y aburrir a su contrincante y a los partidarios de “Fuerza Popular”, entre gallos y medianoche, “el lápiz”, gestó su artimaña, tomando así decisiones unilaterales, permitiendo temas sin consultar y eligiendo a moderadores cómodos.

Cuando Nano Guerra, jefe del plan de gobierno de “Fuerza Popular” llegó a Chota – Cajamarca para negociar, se enteró que ya todos los temas estaban decididos y nada se podía hacer para enmendar la agenda, teniendo que aceptar lo que los dueños de casa habían establecido, pero eso no era todo, también tuvo que aceptar a los novatos moderadores en busca de inclinar la cancha.

Pero todavía habría más, “Perú Libre” en coordinación con el alcalde de Chota, habían preparado un escenario apto para un concierto músical pero no para realizar un debate entre dos candidatos que postulan a la Presidencia de la República, en eso quedó convertida la plaza de armas de la localidad, además se pretendió meter a diez mil ronderos para que fustiguen a la señora Fujimori.

Nano Guerra, puso el grito en el cielo cuando se enteró que la gente de Pedro Castillo en componendas con el alcalde preparaban una emboscada a la candidata de “Fuerza Popular”, rompiendo los protocolos y vulnerando la ley, al final, ante los reclamos del asesor político y virtual congresista, la policía redujo al millar a manifestantes del “lápiz” que ingresaron al recinto.

Fujimori tuvo un retraso para llegar al escenario porque en el camino a Chota se produjeron dos derrumbes, en tanto el anfitrión Pedro Castillo, controlaba su reloj con la amenaza de irse y dejar desairada a su contrincante, que fue demorada para que exista justificación y así no realizar el debate, pero Keiko Sofía llegó y a Castillo no le quedó más remedio que participar en el debate.

En el escenario la candidata de “Fuerza Popular” fue silbada permanentemente e interrumpida cuando realizaba sus planteamientos, los micrófonos salieron de aire cuando realizaba sus mejores argumentos, pero aun así se defendió, supo voltear el partido con sólidas propuestas y escueleó; no se inmutó con el circo romano que se montó, mostró su fibra y controló los puyazos del rival.

¿Qué opinas?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

*