Si las matemáticas no fallan, en una semana, como máximo, tendremos un nuevo gobierno, para garantizar ello, el presidente del Jurado Nacional de Elecciones (JNE) ha dado como fecha límite para el acto de proclamación del Nuevo Mandatario de la Nación, el jueves 15 de julio de 2021, aunque podría ser antes, así todo quedará listo, para celebrar la fiesta del Bicentenario Nacional.

La entrega de credenciales a Pedro Castillo, ha sido ratificada por el canciller de la república Allan Wagner Tizón, al volver a señalar, vía zoom, a representantes internacionales, que las elecciones han sido limpias y que solo ha habido algunas situaciones irregulares, que no empañan el proceso; es decir que para el diplomático nadie se ha hecho yaya, más allá de una pataleta no ha pasado.

Nos imaginamos un discurso de José Pedro Castillo Terrones con la banda presidencial anunciando una nueva carta constitucional al pleno del congreso, como en el tiempo de Ollanta Humala, quien, cuando lo hizo, fue abucheado por el Fujimorismo , el Nacionalismo integrado por Verónika Mendoza, y otros, abandonó a Humala Tasso, luego que este desistiera regresar a la carta del 79.

Colegimos que el nuevo gobierno con su idea de aplicar su plan bicentenario, tendrá muchos tropiezos, porque no todos en “Perú Libre” participan de esa idea, la democracia, entendida en una propuesta de izquierda, con respeto a la constitución, generará desencuentros entre su equipo por la posición radical de algunos, adeptos a Cerrón, enfrentados a Castillo y sus caviares.

En tanto, se supo que “Renovación Popular”, echó a uno de sus congresistas electos, por decir que la mayoría de sus colegas respetaran el fallo del JNE, lo que por cierto no le ha gustado nada al jefe del partido, Rafael López Aliaga, de quien habría venido la orden, el parlamentario disidente ha dicho que buscará integrarse a otra bancada o pasará a filas de quienes no alcanzan cinco curules.

Como se observa, se vienen tiempos difíciles para los parlamentarios que no se adhieren a la oposición al nuevo gobierno, está claro que empezaron a sonar los tambores de disidencias, pues existen algunos personajes que piensan subirse al carro, en busca de sus conveniencias políticas, como se sabe la característica de los partidos que llegan al poder es la usual infidelidad partidaria.

Las organizaciones partidarias que han participado en el proceso electoral, no son las sólidos que parecieran; la homogeneidad que se pretende es importante porque permite aprobar leyes sin objeciones partidarias. De allí, que la pretensión de contar con una disciplina congresal es difícil, generalmente las decisiones no son respetadas por quienes asumen agendas legislativas propias.

Con diez bancadas, ninguna con mayoría, solo la concertación de ideas y posiciones hará posible la gobernabilidad del país, en ese contexto la primera mayoría con 37 miembros de “Perú Libre” y 05 de “Juntos por el Perú”, requiere de sumar otros representantes para lograr alcanzar los votos que permitan una nueva constituyente, pues no será fácil convencer a los cerca de 90 parlamentarios.

¿Qué opinas?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

*