A 24 horas de haber asumido don José Pedro Castillo Terrones, como presidente constitucional de la república, su primera acción fue designar al secretario general de Perú Libre del Cusco y congresista, Guido Bellido Ugarte, cercano a Vladimir Cerrón Rojas y en la línea de Guillermo Bermejo, como Premier. El Partido Morado fue concluyente: no dar voto de confianza al gabinete.

A Bellido se le cuestiona por ser un personaje muy radical y antidemocrático. La decisión de Pedro Castillo es muy controvertida, porque su discurso político ante el congreso, lo suponía conciliador y democrático, la misma congresista Leslie Chávez (PL) apostaba por un Premier que acerque las diferencias y haga posible la concertación política, pero lo que hoy existe es una real provocación.

En tanto el Mensaje a la Nación de Castillo Terrones, en su condición de presidente electo, ha sido muy comentado, por la serie de cambios que piensa introducir en el ejercicio de sus funciones como jefe de Estado, una de las más sorprendentes, es que no piensa despachar en Palacio de Gobierno, al cual piensa convertir en un espacio cultural; prefiere gobernar en un nuevo escenario

Como sabemos, el complejo palaciego, residencia y centro de operaciones de cada presidente que han asumido funciones de Estado, demanda el cumplimiento de protocolos intensos y complica la presencia de visitantes, quizá pensando en esto, el presidente de la república desea liberar los candados, y estar más cerca de la gente, sin que esto lo desproteja, esa es la impresión inmediata.

Otro aspecto del discurso presidencial ha sido su posición de que los jóvenes sin oficio ni beneficio; es decir no estudien ni trabajan, puedan generarse un oficio, ingresando a los cuarteles, mediante un servicio castrense voluntario, el cual sería excepcional, pues existen convocatorias establecidas, además se requieren cumplir requisitos, no más vagos; la ociosidad concibe delitos.

Entre las decisiones del mandatario cajamarquino, se encuentra expulsar a los delincuentes extranjeros que generan violencia y perpetran crímenes; el presidente Pedro Castillo Terrones, anuncia un plazo de 72 horas para que dejen el país; para lo cual la policía debe actuar, en coordinación con los sectores de justicia; además plantea que ronderos participen en seguridad.

Uno de los aspectos que puede generar controversias, es el manejo económico de la publicidad del Estado, hasta hoy con priorización a las empresas periodísticas de la capital, luego del discurso de Pedro Castillo, la prioridad pasará a manos de medios de comunicación de provincias, empero tendrá que precisarse si en esta decisión están comprendidas mediciones de rating de los mismos.

De otro lado, el presidente Castillo Terrones, anunció un bono periódico de 700 soles a las familias vulnerables, la medida es importante, porque tras la pandemia, muchas personas se encuentran en situación de pobreza, empero se requiere tener mucho cuidado, pues el bono debe dirigirse a los necesitados y no hacia personas que cuentan con recursos; situación que ha ocurrido antes.

Como resumen, podemos decir que el mensaje del presidente Pedro Castillo logró calmar los ánimos, pues fue muy moderado, respecto al tema económico y la propiedad privada, los temerosos volvieron a tener tranquilidad, y los comerciantes hicieron votos para que los precios de los productos se normalicen; lo último de Castillo fue anunciar ingreso libre a las universidades.

¿Qué opinas?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

*