El crimen no paga

0
364

Andahuaylas, hace mucho tiempo, dejó de ser la ciudad tranquila, que generaba confianza a los parroquianos, cuando ingresaban a una cafetería; un restaurante o un bar, y olvidaban su cartera, que la guardaban; ya no pasa esto; no hay que olvidar que en esta provincia en los últimos quince años se han producido asesinatos, robos y asaltos, y muchos delincuentes mostraron ser avezados.

Los casos policiales demuestran que la muerte ronda la esquina; muchas de las víctimas fueron asaltadas mientras se trasladaban a sus destinos; otros mientras descansaban; algunos durante una riña o en una discoteca; sin embargo en los últimos tiempos han venido ocurriendo casos de sicariato, por situaciones extrañas, que nadie pudo entender; es decir se mata, por cualquier cosa.

Lo peor de todo esto, es la participación en actos criminales de menores de edad, como el reciente caso, de un joven mototaxista, que fue asesinado con arma blanca, luego de asestársele una serie de cuchilladas de necesidad mortal; pero esto no es nuevo, en el tiempo se han venido incubando una serie de modalidades delictivas, donde participaban menores de edad integrantes de bandas.

Hoy observamos, que durante los operativos contra el tráfico ilícito de drogas, son capturados adolescentes, quienes por ganarse algo, incursionan en el delito, conduciendo paquetes de pasta básica de cocaína, marihuana, alucinógenos, hasta clorhidrato de cocaína; son los denominados burriers (burros), que son captados por indeseables; aquellos que nunca son apresados ni habidos.

La criminalidad vuelve bestias a las personas, porque quienes participan del delito, no son sujetos normales; son gentes desequilibradas, por efectos del consumo de drogas y alcohol; una mixtura que genera violencia, y por ende salvajismo; quienes actúan bajo los efectos de alucinógenos, no puede estar en sus cabales, todo lo contrario, asumen actitudes que los convierten en «bombas»

El rostro de un delincuente, trasmite perversidad, agresividad, y violencia; está siempre agazapado; no mira de frente; tiene los ojos vidriosos, y sabe que es un enemigo de la sociedad; esto se demuestra cuando es apresado, y evita mirar a la gente; sabe que tiene que estar oculto, es por esto que cometen sus acciones delictivas, ocultos entre las sombras, y dispuestos a matar.

Un juez señaló, luego de dictar una sentencia, que tuvo que encerrarse en su casa con un manojo de nervios, porque el rostro de los asesinos, era de extrema crueldad, cinismo, y demencia; asumir la criminalidad, debe ser un caso morboso, estos sujetos parecen asnos, dispuestos a patear con sus coces; un equino furioso, parado en dos patas, y lanzando por los aires a su jinete: paranoicos

Con este panorama, parece difícil evitar la inseguridad ciudadana, habida cuenta que el gobierno se muestra impotente para resolver los casos criminales que existen en el país, ni en el caso del terrorismo sucedía esto, tampoco, durante la época de los secuestros; de Perochena; los Retacos; Cojo Dennis, y otros; la falta de políticas de inteligencia, nos coloca a todos al borde del abismo.

¿Qué opinas?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

*