Destilando odios

0
101
Carlos Iván Landa Kerschbaumer
- Publicidad Articulo Superior -
Carlos Iván Landa Kerschbaumer
Carlos Iván Landa Kerschbaumer

Veronikha Mendoza, sigue echando lodo con ventilador, qué manera de no reconocer la derrota, de esta joven política; no lo hizo, ni cuando se enteró de los resultados electorales que la ubicaron en el tercer lugar, pues con elevadísimo ego se dirigió a sus parciales para agradecerles, pero en ningún momento felicitó a sus rivales, hoy a poco de realizarse la segunda vuelta, destila más odio.
Mendoza Frish, Marissa Glave y Susana Villarán, pertenecen al matriarcado de la izquierda, que no pierden ninguna oportunidad para denostar contra la candidata de «Fuerza Popular», Keiko Susana Fujimori Higuchi, (que tiene que cargar la mochila pesada, por todo lo malo que hizo el padre, aunque también hizo cosas buenas) tirándole las puertas a todo intento de reconciliación.
Es una incógnita lo que hará a lideresa de «Frente Amplio», el próximo 06 de junio 2016, cuando tenga que ir a las urnas para emitir su voto, se ha hecho un «choclo» en la cabeza, porque para ella es una maldición el modelo liberal, de ahí que no piensa tomar una decisión votando por PPK, quien en plena campaña, le dijo que era una «roja», que jamás había trabajado en su «perra vida».
Peor, es, en el caso de Keiko Fujimori, a quien de solo mencionarla, le sabe a adoquín de sebo; por lo pronto, la derrotada Veronikha Mendoza, ha anunciado que alistará una protesta contra la candidata fujimorista, a quien detesta y odia, para recordarles su versión del pasado a los más jóvenes, que ignoran el terrorismo, y que ella tampoco conoció, porque era una bebé de pecho.
Debemos recordarle a la joven lideresa del «Frente Amplio», que durante los ochenta se incubó la guerra fratricida del senderismo, cuando aprovechándose del abandono social, se perpetró una abusiva captación de jóvenes y menores edad preparándolos para destruir al estado y asesinar a diestra y siniestra, muriendo inocentes campesinos de manera cruenta y robándoles sus recursos.
La subversión demencial, que consistió en el adoctrinamiento y formación política y militar de quienes integraban sus filas, se inició en los ochenta durante el gobierno de Fernando Belaunde Terry, que sin embargo no advirtió el peligro que se cernía, confundiendo a los subversivos con guerrilleros y peor aún con abigeos; los senderistas, se apoderaron de la mente de sus adeptos.
Sendero Luminoso siguió creciendo y sembrando miedo, tendría una década perpetrando la cruel guerra, con la muerte de millares de peruanos, incendiando instalaciones, asesinando policías en torres de alta tensión, la mayoría jovencitos de apenas veinte años, cuando pasó del campo a la ciudad siguiendo las tesis del maoísmo, asolando y causando terror y pánico a la población limeña.
En esas circunstancias, aparece un equipo de oficiales, que bajo el nombre de Dirección contra el Terrorismo, y bajo la conducción del General PIP Fernando Reyes Roca, en labor de inteligencia, captura a los cabecillas de la organización, en 1990 el país recién podía tener tranquilidad, lo que ocurrió después es historia conocida, pero de ninguna manera puede soslayarse a nuestros héroes.

- Publicidad Articulo Inferior -

¿Qué opinas?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

*