Desprecio por la vida

0
200

Con un incremento a 37,780, las personas muertas por efectos de coronavirus, desde el inicio de la pandemia, 1.060,567 contagios y 116 nuevos decesos –la cifra más alta de los últimos días- y muchos detenidos, las nuevas medidas restrictivas del gobierno transitorio y de emergencia del presidente Francisco Sagasti parecen no tener efecto, ante ello, se vienen más acciones taxativas.
Mientras representantes del Cuerpo Médico Peruano desaprueban las acciones del gobierno por considerarlas blandas, con una evaluación muy larga de quince días, cuando debió ser siete, según los profesionales de la salud, la gente sigue despreciando a la vida, exponiéndose tercamente a la COVID-19, sin entender la letalidad de esta enfermedad que continúa cobrando vidas humanas.
La realidad es terrorífica, pues las cifras que nos muestran las estadísticas, durante todos los días, (reportes del Ministerio de Salud) recogidas de todos los hospitales a lo largo y ancho del Perú, generan redes sociales muy activas, donde las condolencias a los familiares de los fallecidos –muchos personajes allegados y personas notables- generan sentimientos de dolor y consternación.
En tanto, el país vive momentos de incertidumbre para sostener la enfermedad por el gran desacato de la población, que no se detiene ante la serie de muertos que viene produciendo el coronavirus, pues con las marchas de protesta realizadas, los efectivos policiales llevan una pesada mochila, que les impide actuar durante el toque de queda, pues están muy condicionados.
Si usted observa desde la rendija de su ventana o a través del umbral de su puerta lo que sucede en el exterior, verá que la gente sigue transitando, aun en horas prohibidas, en fechas festivas o en cualquier circunstancia; la gente sigue reventando cohetones o fuegos artificiales o circulando en grupo. En época del terrorismo, en toque de queda, nadie se atrevía a poner un pie en la calle
Parece que la gente no toma en cuenta que un nuevo confinamiento traerá más pobreza a los peruanos; más pobladores se quedarán sin trabajo, y el país volverá a endeudarse con la emisión de nuevos bonos para el mantenimiento de las personas que sufran de necesidades, en tanto, la informalidad del orden de 75% en el país, hará que las deudas sean insostenibles para el pueblo.
De otro lado, la buena noticia que desde China el embarque de un millón de dosis de vacunas está por llegar parece no ilusionar a muchos, pues un reciente reporte indica que 42% de peruanos rechaza vacunarse, esa importante cifra de los habitantes, hará que sigan exponiendo contagios por COVID-19 a los demás y a los miembros de su propia familia; una actitud muy torpe.
Cabe indicar que el lote de las dosis contra el coronavirus desarrolladas por Sinopharm, se realiza en el marco de un acuerdo para adquirir un total de 38 millones de dosis del laboratorio chino. No obstante, la ministra de Relaciones Exteriores, Elizabeth Astete, aclaró que aún falta concretar la compra de 37 millones de dosis; se añadirán otros 27 millones de laboratorios internacionales.

¿Qué opinas?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

*